Culpado por los tiroteos mortales, Trump condenó al racismo y la supremacía blanca

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ofreció su más enérgica condena al racismo y la supremacía blanca tras los tiroteos ocurridos durante el fin de semana en el país, que dejaron 29 muertos, luego de que demócratas acusaran que su discurso incita a la violencia. Trump anunció que funcionarios federales colaborarán con plataformas de redes sociales para identificar a las personas que puedan perpetrar tiroteos masivos antes de que puedan actuar, pero no habló de mayores restricciones a la posesión de armas, sino que atribuyó los ataques a enfermedades mentales y representaciones culturales de la violencia, incluidos los videojuegos.

El presidente confirmó durante comentarios emitidos el lunes en la Casa Blanca que el atacante que mató a 20 personas en El Paso, Texas, publicó el sábado “un manifiesto en internet consumido por el odio racista». El documento, publicado minutos antes de que comenzara el ataque, estaba repleto de palabras y frases que Trump ha usado en referencia a los inmigrantes y los medios de comunicación e indicaba que el asesino buscaba evitar que los demócratas ganen en Texas en las elecciones de 2020.

Cloudflare abandona a 8chan, la «cloaca de odio» que podría haber inspirado la masacre de Texas

«Con una sola voz, nuestra nación debe condenar el racismo, el fanatismo y la supremacía blanca», declaró Trump. «Estas siniestras ideologías deben ser derrotadas». El tiroteo en El Paso y el posterior ataque en Dayton, Ohio, generaron nuevos llamados a tomar medidas para frenar los tiroteos masivos y críticas por los comentarios públicos de Trump. Varios demócratas afirmaron que el presidente es responsable de sembrar las semillas del terrorismo nacionalista blanco en el país.

El mandatario aseguró que apoyaría una denominada ley de «bandera roja» que permita a los tribunales quitarle las armas a personas que se consideren potencialmente peligrosas. No obstante, también respaldó explicaciones que con frecuencia adoptan grupos republicanos y defensores de las armas de fuego que se oponen a una mayor regulación.

El joven que disparó en Texas «quería matar el mayor número de mexicanos posible»

«Debemos detener la glorificación de la violencia en nuestra sociedad», expresó Trump. «Esto incluye los videojuegos horripilantes y espeluznantes que son comunes en la actualidad». Varios estudios científicos han demostrado poca conexión entre los videojuegos y los tiroteos masivos y los mismos que se juegan en EE.UU. están disponibles en países donde estos incidentes son prácticamente inexistentes.

«Las enfermedades mentales y el odio aprietan el gatillo, no las armas», manifestó Trump. No se sabe si los atacantes de El Paso o Dayton fueron diagnosticados con alguna enfermedad mental. En las primeras horas del lunes, Trump acusó a los medios de comunicación de fomentar la ira y dijo que tal vez respaldaría «controles estrictos de antecedentes» si a eso se suma «una reforma migratoria que se necesita con desesperación».