Michetti y líderes de 170 países viajaron a Japón en pleno tifón para la coronación del emperador

La vicepresidenta Gabriela Michetti fue la encargada de representar a la República Argentina en la ceremonia de entronización del emperador de Japón en Tokio. El pomposo evento, que no se veía desde 1990, se desarrolló este martes a la madrugada (mediodía en Tokio) en una serie de intrincados rituales antiguos y una serie de banquetes oficiales de los que participará la enviada del presidente Mauricio Macri. 

Michetti fue una de las 1.500 personas que presenciaron la ceremonia en la residencia imperial en un día que comenzó bajo lluvias torrenciales por efecto del tifón Hagibis, que desde hace varios días azota al país asiático. A causa de la inclemencia meteorológica, el desfile imperial por las calles de Tokio fue postergado al 10 de noviembre para manejar mejor la emergencia en el país tras la devastación causada por Hagibis, que causó más de 80 muertos.

El emperador Naruhito invitó a unos dignatarios de alto nivel de unos 170 gobiernos del mundo. De esta forma, la vicepresidenta compartirá la tribuna con los reyes Felipe VI y Letizia de España, Guillermo y Máxima de Holanda, el príncipe de Gales, el príncipe Mohammed de Arabia Saudita, la secretaria de transporte de EE.UU., Elaine Chao, el vicepresidente chino Wang Qishan y el primer ministro surcoreano Lee Nak-yon.

A la ceremonia también asistieron también el expresidente francés Nicolas Sarkozy, el presidente filipino Rodrigo Duterte y el turco, Tayyip Erdogan, con quienes el primer ministro Abe Shinzo mantendrá conversaciones con unos 50 líderes extranjeros. La lista de personalidades VIP se completa con el rey de Suecia, los reyes de Bután y Tonga, los príncipes herederos de Dinamarca y el príncipe heredero Haakon de Noruega, entre muchos otros.

Michetti está invitada a un banquete imperial que comenzará 7 de la tarde (7 de la mañana en Argentina) ofrecido por el emperador Naruhito y su esposa, la emperatriz Masako, y del que también participarán con representantes de los tres Poderes del Estado japonés. Posteriormente, los emperadores organizarán una fiesta de té para la realeza extranjera la tarde siguiente. Por la noche, asistirá a un banquete para unos 900 líderes extranjeros y otros miembros de la delegación en el Hotel New Otani de Tokio en la noche organizado por el gobierno nipón.

D.S.