EN VIVO: Exembajadora en Ucrania denuncia una campaña de desprestigio que incluyó al abogado de Trump

Washington – La ex embajadora estadounidense en Ucrania Marie Yovanovitch describió hoy ante el Congreso la inusual campaña de desprestigio a la que se enfrentó, incluso de parte del abogado del presidente Donald Trump, para lograr su cese como representante de EE.UU. en ese país de Europa del Este.

Su remoción como embajadora en Ucrania coincidió con el momento en que el abogado de Trump, Rudolph Giuliani buscaba incentivar que el gobierno ucraniano investigara al exvicepresidente Joseph Biden, a su hijo Hunter, la empresa de gas Burisma y la teoría infundada de que funcionarios ucranianos interfirieron con las elecciones estadounidenses de 2016.

Justo cuando Yovanitch declaraba ante el Comité de Asuntos de Inteligencia, en el segundo día de audiencias sobre un posible proceso de destitución en contra del presidente de EE.UU., Trump  – quien le había criticado en su conversación del 25 de julio con el presidente de Ucrania, Volodomir Zelensky-, emitió un tuit para señalar que a donde quiera que ella fue enviada como diplomática las cosas “se tornaron malas”.

“Hemos visto intimidación en directo”, reaccionó, por su parte, el presidente del Comité de Asuntos de Inteligencia, Adam Schiff, en torno al tuit de esta mañana del presidente Trump en contra de Yovanovitch, una funcionaria de carrera del Departamento de Estado.

Sigue la transmisión en vivo de la audiencia aquí:

[embedded content]

Schiff sostuvo que como parte de la investigación se toman “muy en serio” esa “intimidación” que ha hecho el presidente Trump.

En momentos en que están en la agenda del Comité de Asuntos de Inteligencia los testimonios de otros diplomáticos del gobierno de Trump, Yovanovitch dijo que es “muy intimidante” que el presidente de EE.UU. estuviera tuiteando en su contra.

Previamente, indicó que percibió como una “amenaza” las expresiones de Trump en la conversación del 25 de julio con el presidente de Ucrania en que dijo que ella era “malas noticias” y que se enfrentaría a “algunas cosas”.

El Comité de Asuntos de Inteligencia de la Cámara de Representantes tiene en marcha la investigación que puede generar un proceso de destitución en contra del presidente Trump.

La comisión legislativa investiga si el presidente de EE.UU. abusó de su poder y buscó extorsionar al gobierno de Ucrania, al condicionar asistencia militar yuna visita a la Casa Blanca a que los ucranianos iniciaran una investigación sobre los Biden, la empresa Burisma a la que estuvo vinculada el hijo del exvicepresidente o la teoría conspiratoria de que Ucrania intervino en las elecciones de 2016.

Yovanovitch relató cómo fue llamada súbitamente en abril pasado a una reunión urgente en Washington en la que el entonces subsecretario de Estado, John Sullivan, después de darle vueltas al asunto, le dijo que “el presidente había perdido la confianza” en ella.

La ex embajadora en Ucrania, por 33 años empleada del Departamento de Estado y quien tuvo asignaciones en el exterior bajo el republicano George W. Bush (en tres ocasiones) y el demócrata Barack Obama, sostuvo que la petición de renuncia se dio en momentos en que era víctima de una campaña de desprestigio de parte de Giuliani, allegados suyos en Ucrania y funcionarios ucranianos que se oponían a la política pública anticorrupción del gobierno estadounidense.

El mismo subsecretario Sullivan, declaró Yovanovitch, le indicó que “había habido una campaña concertada en mi contra, que el presidente ya no deseaba que sirviera como embajadora en Ucrania, y que, de hecho, el Presidente había presionado para mi sustitución desde el verano anterior”.

Yovanovitch dijo que eran falsas las alegaciones que diseminó Giuliani y algunos aliados ucranianos, como Lev Parnas e Igor Fruman,   en el sentido de que había ordenado a sus funcionarios en la embajada o miembros del gobierno de Ucrania que ignoraran los reclamos de Trump, porque el presidente de EE.UU. iba a ser destituido.

Parnas y Fruman fueron acusados recientemente en Nueva York de violaciones a leyes sobre el financiamiento de campañas electorales.

Giuliani – ex alcalde de Nueva York-, debería haber sabido que esas afirmaciones eran sospechosas y eran originadas por personas con motivos cuestionables, y cuyos intereses “se verían obstaculizados por nuestra política anticorrupción en Ucrania”, afirmó la ex embajadora.

Sigue aquí las incidencias de la vista:


El abogado de Trump se reunió con el ex fiscal general Yuri Lutsenko en Nueva York con la intención de que abriera una investigación sobre la supuesta intervención ucraniana en las elecciones estadounidenses de 2016 o la empresa de gas Burisma de la que fue miembro de la junta de directores el hijo del ex vicepresidente Biden, uno de los principales precandidatos demócratas a la presidencia de Estados Unidos.

Giuliani también buscó ayudar al ex fiscal general ucraniano Viktor Shokin a obtener una visa para ambos reunirse en EstadosUnidos. Yovanovitch reconoció que ella y otros funcionarios del Departamento de Estado se opusieron a que Shokin se le permitiera viajar a Estados Unidos.

Shokin dejó la fiscalía general en medio de presiones de países europeos y Estados Unidos, por medio del ex vicepresidente Biden, ante denuncias de que eran débiles sus acciones en contra de la corrupción.

Giuliani ha indicado que Shokin tenía en su agenda investigar a la empresa Burisma. Informes de prensa, sin embargo, sostienen que esa pesquisa estaba en estado “durmiente”.

A preguntas del investigador y consejero legal demócrata Daniel Goldman, Yovanovitch afirmó que no estaban basadas en hechos las alegaciones de que Ucrania interfirió con las elecciones estadounidenses de 2016. Recordó  que la comunidad estadounidense dedicada a asuntos de inteligencia determinó que fue Rusia quien interfirió con las elecciones de EE.UU..

Para Yovanovitch, la forma en que se le sacó de su puesto debería “preocupar a todos”, pues los embajadores “son el símbolo de Estados Unidos en el extranjero”.

Mientras, la minoría republicana consideró que Yovanovitch no aportó nada a la investigación sobre las denuncias de que Trump frenó asistencia militar y una visita a la Casa Blanca a cambio de investigaciones políticas que le beneficiaran. El líder republicano en la comisión, Dennis Nunes, afirmó que el testimonio de Yovanovitch debió ser atendido por el “subcomité de Recursos Humanos de la Comisión de Asuntos Exteriores.

El miércoles, en la primera audiencia pública sobre un posible proceso de destitución en contra del presidente Trump, surgió una nueva instancia en la que el inquilino de la Casa Blanca expresó interés en conocer si –en momentos en que frenaba asistencia militar y una visita oficial del presidente ucraniano– el gobierno de Ucrania habría de investigar al exvicepresidente  Biden y su hijo Hunter.

El embajador Wlliam Taylor –responsable de forma interina de la embajada de Ucrania– dio a conocer entonces una  conversación telefónica que tuvo el 26 de julio el embajador de Estados Unidos en la Unión Europea, Gordon Sondland, con Trump, en la que el presidente de Estados Unidos afirmó su interés en conocer si Ucrania iba a poner en marcha “las investigaciones”.

La conversación tuvo lugar un día después de la controvertida llamada telefónica del 25 de julio en la que Trump le dijo directamente al presidente de Ucrania que necesitaba, como “un favor”, las investigaciones sobre los Biden y los demócratas, antes de acordar la asistencia militar de unos $391 millones a Ucrania y coordinar finalmente una visita oficial a la Casa Blanca.

Según Taylor, un ayudante suyo, que acompañaba a Sondland en Kiev, le dio a conocer el pasado viernes la llamada del 26 de julio, la cual pudo escuchar por tener de frente al embajador de EE.UU. ante la Unión Europea y oír desde el teléfono del diplomático la voz del presidente Trump. Sondland acababa de salir de una reunión con Andriy Yermak, principal asesor del presidente de Ucrania.

El ayudante de Taylor le aseguró que pudo escuchar la voz de Trump preguntándole a Sondland sobre “investigaciones” solicitadas a Ucrania. Sondland le dijo a  Trump que “los ucranianos estaban listos para ir hacia adelante”, declaró Taylor.

Al terminar la llamada del 26 de julio, el embajador Sondland le dijo al ayudante de Taylor que el interés de Trump en torno a Ucrania eran realmente las “investigaciones sobre los Biden”.

El ayudante de Taylor, David Holmes, declarará esta tarde a puertas cerradas ante el Comité de Asuntos de Inteligencia.