Evo Morales viajó a Cuba y de ahí seguiría hacia la Argentina

El expresidente de Bolivia Evo Morales, quien luego del golpe propiciado por militares en su país se refugió en México como asilado político, viajó este viernes a Cuba en lo que definió como un «viaje temporal», según informó el director de comunicación de la Cancillería mexicana, Roberto Velasco. «Precisamos que el día de hoy (viernes) el Sr. Morales viajó por la mañana rumbo a Cuba. Según nos informó, se trata de un viaje temporal. Por el momento esa es la información disponible», escribió Velasco en su cuenta de Twitter. Las versiones indican que el el exmandatario boliviano haría en Cuba «una consulta médica» y luego seguiría rumbo a la Argentina, para asistir este martes 10 de diciembre a la ceremonia de asunción del presidente electo Alberto Fernández.

Fuentes oficiales del gobierno mexicano dijeron a la AFP que desconocen la fecha de un eventual retorno de Morales a México. v tampoco confirmaron si Morales viajó acompañado de sus colaboradores Álvaro García Linera, exvicepresidente, y Gabriela Montaño, exministra de Salud, con quienes llegó a México el mes pasado.

Según información del diario español El País y otros medios mexicanos, la salida de Morales rumbo a Cuba es la antesala de su llegada a la Argentina, adonde se dirigiría una vez que el presidente electo Alberto Fernández asuma el poder. El nuevo mandatario peronista es un público aliado de Morales en la región, y se hará cargo del gobierno argentino el próximo martes 10.

Bolivia: el informe final de la OEA confirma la manipulación y alteración de las elecciones

A finales de noviembre, Morales dijo que había sido invitado por Fernández a su toma de posesión. «Todavía no me he decidido (…) Agradezco esta gran invitación que es un acto de solidaridad», dijo entonces el exmandatario boliviano.

Morales llegó a México luego de renunciar a la presidencia de Bolivia presionado por las Fuerzas Armadas y en medio de una crisis política y social tras unos comicios en los que Morales buscaba un cuarto mandato pero que fueron tachados de fraudulentos por una misión de la OEA.

La partida del exmandatario ocurre el mismo día en que su exministro de Economía, Luis Arce Catacora, dejó Bolivia para exiliarse en México, según informó en una carta difundida en medios del país sudamericano.

La violencia desatada por las protestas tras la salida de Morales y por la proclamación de la actual presidenta interina, Jeanine Áñez, provocó la muerte de 29 personas, según datos oficiales. No obstante, organismos independientes elevan esa cifra a 34, coincidente con los registros de la prensa local.

AFP/JDI/HB