El emblemático Chinatown de Nueva York lucha contra el miedo al coronavirus

ALARMA MUNDIAL

Los visitantes habituales evitan ahora el Barrio Chino de Nueva York. La bancarrota amenaza a restaurantes y tiendas. Una campaña lucha contra el miedo al coronavirus.

(26/02/2020) En realidad, todo funciona como siempre: el restaurante de Han Lo, «Bo Ky”, en el corazón del Barrio Chino de Manhattan, está muy concurrido esta mañana. Hombres y mujeres con trajes y disfraces ordenan mariscos frescos, una suave música asiática suena a través de los altavoces, un gato de la fortuna saluda insistentemente desde una esquina.

Han Lo saluda personalmente a cada cliente en la entrada: «Tenemos la suerte de estar en el corazón de Chinatown», cuenta a la Deutsche Welle. Para el almuerzo, muchas personas de negocios de los alrededores siguen acudiendo al local. «Eso nos mantiene a flote actualmente», agrega.

Las ventas en el Chinatown neoyorkino han caído alrededor del 40 por ciento desde el brote global del coronavirus, confirma Wellington Chan, de la oficina para el desarrollo de los negocios locales (Business Improvement District, BID). Hay negocios que enfrentan incluso bajas de hasta el 80 por ciento de sus ventas. «Ya hay negocios preocupados porque si el número de visitantes no se normaliza pronto, tendrán que cerrar», dice Chan.

Vacío al anochecer

Especialmente en las noches, el habitualmente animado barrio parece desierto. «Después de las siete de la tarde, puedo cerrar mi tienda», corrobora Lo. Hasta ahora, no ha habido un solo caso de coronavirus confirmado en Nueva York. Así que el riesgo en Chinatown no es para nada mayor que en otras partes de la ciudad.

No obstante, después del anochecer, muchas calles del Barrio Chino están vacías y muchas tiendas, cerradas. En los barrios aledaños, como «Little Italy», la pequeña Italia neoyorkina, la situación no es diferente por las noches: los espectáculos de Broadway, los hoteles y los autobuses turísticos también tienen que bregar con la disminución de las ventas.

Faltan los turistas chinos

A Chinatown y a todo Nueva York le faltan los turistas chinos: «Estadísticamente, los turistas chinos permanecen más tiempo y gastan más dinero», asegura Chan. Cada visitante proveniente de China gastó un promedio de 7.000 dólares por viaje en el último año.

Según la Junta de Turismo de Nueva York, alrededor de un millón de turistas chinos visitan la ciudad cada año. Esto se traduce en ventas de 7 mil millones de dólares anuales. Sin embargo, desde el brote del coronavirus, el número de turistas chinos ha disminuido en más de la mitad. «Saque entonces cuenta de la dimensión de las pérdidas de restaurantes y tiendas», dice Wellington Chan.

«Muestra un poco de amor por Chinatown»

Las pérdidas fueron particularmente notables en las primeras semanas del año, reporta el dueño del restaurante «Bo Ky”, Han Lo. El Año Nuevo chino suele ser la fiesta más grande de la zona. Pero, este año, «la cifra de visitantes fue absolutamente decepcionante». El desfile tradicional en Manhattan estuvo tan poco concurrido como no había estado en décadas. En Miami, las celebraciones incluso tuvieron que cancelarse por completo debido a contagios con el coronavirus. «Una gran parte de nuestros ingresos colapsó en enero», confirma Lo.

Con la campaña «Muestra un poco de amor por Chinatown», el BID está tratando ahora de recuperar a los visitantes, en cooperación con la ciudad de Nueva York. Exhortan tanto a los neoyorkinos como a los turistas a compartir sus experiencias en las redes sociales, bajo las etiquetas #DineInChinatown y #ShopInChinatown (traducido: #ComeEnElBarrioChino y #CompraEnElBarrioChino).

«Queremos que la gente muestre lo que nuestro vecindario tiene para ofrecer», dice Chan. «Además, todos los consumidores tienen la oportunidad de ganar premios en un sorteo que organizamos especialmente para esta campaña». Desde el 14 de febrero, una comida o una compra en una tienda de Chinatown bastan para mostrar el recibo en la sede de BID y participar en el sorteo.

Comer por solidaridad

«Los negocios de Chinatown fueron muy generosos; donaron premios», explica la concejal Margaret Chin. Desde comidas gratis hasta joyas y un iPhone X, todo está incluido. La funcionaria se muestra particularmente complacida con la cohesión de los neoyorquinos: «Mis colegas de otras partes de la ciudad también apoyan la campaña». Muchos titulares de mandatos han estado comiendo recientemente en Chinatown, como una señal de apoyo, y para quitarle el miedo a los demás. «Esperamos que imágenes como estas ayuden a impulsar la campaña», dijo Chin.

Han Lo también espera que la campaña sea exitosa: «Ya hay una ligera tendencia positiva», confirma. «Pero, por supuesto, esperamos que más personas encuentren su camino de regreso a Chinatown».

( Deutsche Welle)

e-planning ad