El Salvador: Libertad condicional para exsecretario de Comunicaciones

Un juez de El Salvador otorgó el lunes libertad condicional al exsecretario de comunicaciones del expresidente Tony Saca (2004-2009), Julio Rank, quien cumplía una condena de cinco años de prisión por un delito de lavado de dinero.

En septiembre de 2018, Rank, de 60 años, fue condenado a cinco años de prisión y a reintegrar al Estado 8,3 millones de dólares por formar parte de una red de corrupción que dirigía el expresidente Saca y que habría sacado más de 300 millones de dólares de los fondos públicos.

Rank, que se encuentra en el penal La Esperanza, en la periferia norte de la capital, recibió el beneficio luego que la Corte Suprema de Justicia resolviera un recurso de exhibición personal a su favor y ordenara que se celebrara una audiencia de revisión de medidas para libertad condicional «por graves riesgos a su estado de salud”.

Un examen del estatal Instituto de Medicina Legal confirmó que Rank presenta patologías crónicas, degenerativas -aunque se encuentran controladas- y que padece secuelas permanentes de un derrame cerebral.

El abogado Lisandro Quintanilla que represente al exsecretario de comunicaciones dijo a los periodistas que Rank «se va para su casa», pero explicó que «estará con brazalete y podrá circular siempre con el brazalete dentro del interior del país para recibir tratamiento medico»

Saca, tres de sus exfuncionarios más cercanos y tres exempleados de la Casa Presidencial, fueron juzgados por formar parte de la red de corrupción que él mismo diseñó.

Saca y cinco de sus antiguos colaboradores se declararon culpables durante el juicio, que concluyó en septiembre de 2018, para obtener una condena menor, mientras que otro se dijo inocente y decidió someterse al juicio ordinario.

Saca de 55 años, que gobernó el país de 2004 a 2009, fue detenido el 30 de octubre de 2016 y es el tercer exmandatario salvadoreño en ser procesado judicialmente por enriquecimiento ilícito o por desvío de recursos públicos durante su mandato.

Los otros son Francisco Flores (1999-2004), quien murió de un derrame cerebral mientras estaba en arraigo familiar, y Mauricio Funes (2009-2014), el cual está asilado en Nicaragua.