Los efectos secundarios de la hidroxicloroquina, el remedio anti Covid-19 favorito de Trump y Bolsonaro

Tanto el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, como su par brasileño, Jair Bolsonaro, han afrontado la pandemia de coronavirus con polémicas decisiones y declaraciones, mientras sus dos países encabezan la lista de los más afectados por el SARS-Cov2 en el mundo. En este caso, coincidieron en recomendar un medicamento del que no hay prueba científica que funcione contra el COVID-19 y, además, hasta puede generar efectos secundarios graves.

Se trata de la hidroxicloroquina. Primero fue el mandatario estadounidense, quien llegó a revelar esta semana que «toma una pastilla todos los días» de ese medicamento. Y ahora se sumó el capitán Bolsonaro, quien recomendó, junto al Ministerio de Salud brasileño, su uso aunque quedará «a criterio del médico» y requiere también «la voluntad declarada del paciente». El que toma cloroquina es de derecha», dijo al anunciar la liberalización del remedio.

Ante esta situación, los especialistas argentinos cuestionan las declaraciones de Trump y Bolsonaro, asegurando que no es una buena alternativa y enumerando los posibles efectos secundarios graves que podría traer tomar este medicamento.

Trump reveló que toma hidroxicloroquina todos los días: «Creo que es muy bueno»

«No sé por qué lo recomiendan. Si bien al principio de la pandemia se pensó que podría ser una droga útil, en función de algunos datos que se tenían y de algunas publicaciones de experiencias pequeñas, los datos que luego se han ido reuniendo parecen demostrar que no es útil y puede tener efectos adversos complicados. El conocimiento en medicina se va generando en función de los resultados de estudios clínicos», afirmó en diálogo con PERFIL el jefe de la Unidad de Infectología del Hospital Santojanni, Pablo Scapellato (MN:82738).

En esa línea, expresó que «Covid-19 no ha dado tiempo para tener datos de calidad o contrastable, pero lo que se va sabiendo no la posiciona como una potencial buena alternativa«. Por último, destacó que la hidroxicloroquina tiene algunos efectos secundarios, pero «fundamentalmente arritmias cardíacas es el más peligroso«.

En ese sentido, los infectólogos afirman que la hidroxicloroquina puede producir alteraciones a nivel cardiológico en pacientes, que pueden derivar en arritmias ventriculares, paro cardiaco y muerte súbita. Otros efectos secundarios de este fármaco que se detectaron de forma más aislada son alteraciones hematológicas y hepáticas, visión borrosa, pérdida de la capacidad auditiva o problemas neurológicos.

“El efecto terapéutico de esta droga es rayano con el tóxico, especialmente sobre el corazón. Por eso la mayoría de las personas que la consumieron han tenido problemas cardiacos cuando no se usó coherentemente, incluso los hay cuando se administra adecuadamente”, alertó el infectólogo y director del Centro de Enfermedades Tropicales de Córdoba, Hugo Pizzi (MN:54101).

Especialistas llaman a no automedicarse con cloroquina ni hidroxicloroquina por Covid-19

“Al paciente que se le receta un tratamiento basado en esta droga se le hacen electros todos los días para visualizar cómo se está comportando, así que no es tan sencillo. La persona que toma esta medicación tiene que ser porque se lo ha indicado un médico y estar controlada por el profesional porque tiene muchos efectos secundarios adversos”, sumó Ricardo Tejeiro, infectólogo del Hospital Pirovano e integrante de la Sociedad Argentina de Infectología (MN: 58065).

Por su lado, el infectólogo Tomás Orduna (M.N. 61528), contó cómo nació este furor por la cloroquina: «Esto comenzó en China en el mes de enero, reportaron algunos casos con algún éxito pero sin ningún comparativo. Cuando uno agrega una droga a un tratamiento y le atribuye algún éxisto a esa droga sin saber qué hubiera pasado si no le hubiese dado esa droga, eso genera mucho exitismo sin mucho convencimiento científico. De ahí en adelante, la cloroquina comenzó a tomar cierto auge como algunas otras. Países como España, principalmente Barcelona, se utilizó muchísimo la cloroquina para tratar pacientes, incluso se les dio a personas durante 10 días a modo de prevensión cuando eran contacto de positivos. Todo esto se fue haciendo sin protocolos que avalen su eficacia».

«Luego llegó Didier Raoult, un tipo muy capo en el mundo. Dijo que los pacientes que usaban cloroquina e hidroxicloroquina con asitromicina les iba muy bien, pero tampoco lo hicieron bajo un protocolo, fue muy raro lo que hicieron. Se fogoneó mucho», agregó.

Y concluyó: «Hasta el día de hoy, prácticamente todos los trabajos publicados sobre cloroquina la han desvalorizado. No hay ninguna evidencia real y concreta.
Cuando personas como Trump o Bolsonaro hacen todo lo que hacen, no hay ninguna evidencia científica. No hay ninguna tratamiento con evidencia científica real que diga que lo podemos usar».

A fines de marzo, el CEO de Perfil Network, Jorge Fontevecchia, entrevistó al especialista Hugo Sigman que sobre la hidroxicloroquina manifestó: «La hidroxicloroquina en su viejo antimalárico que tiene como virtud inhibir la replicación intracelular del virus. El virus para hacer daño necesita tener dos desarrollos: replicarse cuando infecta y propagarse. Los primeros estudios los realizaron los chinos, no ahora, sino que con el SARS-2, y ahora lo volvieron a hacer, hay estudios en Francia, con pocos pacientes, estudios en Estados Unidos, en España, todos los países están haciendo estudios ahora».

«La hidroxicloroquina parece inhibir la replicación viral», explicó Sigman. «Esto a través de un mecanismo, para decirlo de una forma muy sencilla, que no permite que el PH intracelular sea apto para la replicación del virus. No se le replica. Como no se le replica, no crece la cantidad de virus en su cuerpo, y poco a poco va desapareciendo, va muriendo, porque cuando el virus no se replica, desaparece, se va terminando la infección«.

También en el ciclo de entrevistas de Periodismo Puro, a principios de abril, fue entrevistado el experto Roberto Chuit, quien sobre este medicamento expresó que «lamentablemente no existe la evidencia suficiente para su utilización». Debemos esperar, hay clinical trials que se están haciendo. En poco tiempo vamos a tener algunos resultados y entonces vamos a conocer más qué es lo que sucede», agregó.

«Cloroquina asociado con la azitrocimina, digamos el antibiótico para evitar infecciones, mostró eficacia», explicó el epidemiólogo. «Pero el número de pacientes tratado fue muy pequeño y no hay una evaluación externa para esta consideración. En la situación de emergencia hay que tener mucho cuidado con los mensajes que se dan. Volver a aquello de ir despacio porque se está apurado de cuando éramos chicos. Es necesario que las medidas que se vayan tomando en el área de salud pública tengan la mejor evidencia para que nuestras intervenciones sean seguras».

Especialistas cuestionan a Trump por recomendar hidroxicloroquina como remedio para el coronavirus

Brasil, el país más golpeado por el coronavirus en América Latina y el tercero en el mundo a nivel de contagios, con más de 310 mil casos y 20 mil muertes. Sao Paulo, el estado más rico y poblado de Brasil, es el epicentro de la enfermedad, con 65.995 casos y 5.147 muertos. Le sigue Río de Janeiro, con 3.079 decesos y 27.805 contagios. Pese a esta situación, Bolsonaro sigue oponiéndose a las medidas de cuarentena y aislamiento social implementadas en varios estados y ciudades del país.

En pocas semanas, dos ministros de Salud dejaron el cargo por diferencias con el mandatario sobre la gestión de la pandemia. En este momento, el ministerio de Salud está dirigido por el general Eduardo Pazuello. La cartera amplió este miércoles su recomendación de utilizar cloroquina e hidroxicloroquina en pacientes con síntomas leves del nuevo coronavirus, combinadas con el antibiótico azitromicina, atendiendo un pedido de Bolsonaro pese a que su eficacia divide a la comunidad científica mundial.

ED / DS