Coronavirus: «Pudimos haber hecho más», reconoce Suecia

Suecia, el país elogiado por quienes piden levantar la cuarentena, reconoció este miércoles por primera vez que debería haber adoptado medidas más duras para reducir la tasa de mortalidad del coronavirus, que hoy es una de las más altas del mundo.

“Si nos encontrásemos otra vez con la misma enfermedad y con el conocimiento que tenemos ahora, creo que nuestra respuesta estaría a medio camino entre lo que hizo Suecia y lo que hizo el resto del mundo», dijo el epidemiólogo Anders Tegnell, que coordina la lucha contra el COVID-19 en ese país.

Suecia mantuvo abiertas las escuelas (para niños menores de 16 años), cafés, bares, restaurantes y empresas, y se limitó a pedir a los ciudadanos que observen las recomendaciones de distanciamiento social y que «asuman sus responsabilidades».

Goldman Sachs desaconseja la estrategia sueca del virus en casa

También se alentó a la población a trabajar desde el hogar, limitar sus contactos y lavarse las manos regularmente, pero no se impuso ninguna cuarentena o confinamiento como si hicieron sus vecinos.

La única limitación importante fue la prohibición de las reuniones de más de 50 personas, así como las visitas a residencias de ancianos.

En una de sus conferencias de prensa en las que anunció la extensión de la cuarentena, el 8 de mayo, el presidente Alberto Fernández aludió al enfoque sueco al rechazar las críticas al confinamiento.

Más de 3 mil muertes en Suecia, el modelo elogiado por evitar la cuarentena

“Cuando a mí me dicen que siga el ejemplo de Suecia, la verdad lo que veo es que Suecia, con 10 millones de habitantes, cuenta 3.175 muertos por el virus», señaló molesto. «Es menos de la cuarta parte de lo que la Argentina tiene. Es decir que lo que me están proponiendo, es que de seguir el ejemplo de Suecia, tendríamos 13 mil muertos”, afirmó Alberto.

Poco después, la embajada sueca divulgó un comunicado en el que defendió las medidas tomadas por el gobierno de Estocolmo.

«Mantener las escuelas abiertas tiene, por ejemplo, efectos positivos en la salud infantil y permitir que las personas trabajen es positivo para la salud pública. Estas medidas también fortalecen la igualdad de género», dijo la embajada en un comunicado, entre otras cosas.

Pero hoy Suecia tiene una tasa de mortalidad de 43 personas por cada 100.000 habitantes, ampliamente por encima de los vecinos Dinamarca y Noruega, un registro “demasiado alto”, reconoció Tegnell. «Claramente, hay margen de mejora en lo que hemos hecho», agregó.

Suecia le respondió a Alberto por la «cuarentena light» nórdica: «El objetivo es el mismo, salvar vidas»

Las autoridades suecas informaron el martes de 65 muertes más por la pandemia de COVID-19, elevando la cifra provisional de fallecidos hasta los 4.468. El balance de infectados ronda ya los 38.500.

De todos modos, las autoridades suecas siguen defendiendo su modelo y hablan de medidas pertinentes a largo plazo, repitiendo en los medios de comunicación que esta lucha contra el virus es una «maratón y no un sprint».

SF CP