Sospechosa en caso de Vanessa Guillén comparece ante la corte por primera vez

Houston – Cecily Ann Aguilar, acusada de ser cómplice en la muerte de la soldado hispana Vanessa Guillén, compareció este lunes por primera vez ante la corte en una audiencia en la que aceptó el cargo en su contra por conspiración para alterar la evidencia en el asesinato.

La próxima audiencia fue fijada por el juez Jeffrey Maske para el 14 de julio, cuando fijarán su fianza y se decidirá si el caso se traslada ante un gran jurado federal.

Aguilar compareció ante el juez de un tribunal federal en Waco (Texas) a través de una videoconferencia por medio de la aplicación Zoom.

Según una declaración emitida este domingo por Natalie Khawam, abogada de la familia, las autoridades militares confirmaron que los restos humanos encontrados el pasado martes cerca al río León, a 20 millas de la base militar de Fort Hood, corresponden a la joven soldado, quien era originaria de Houston.

Guillén fue golpeada repetidas veces con un martillo en la cabeza por el especialista Aaron David Robinson en la base militar el 22 de abril ocasionándole la muerte, para luego ponerla dentro de una caja, según confesó Aguilar.

Aguilar, de 22 años, quien enfrenta una condena de hasta 20 años de cárcel y una multa de 250,000 dólares, declaró que ayudó a Robinson a desmembrar y enterrar los restos.

De acuerdo con la investigación hecha por el FBI, los restos fueron enterrados en tres agujeros separados junto al río León.

Robinson, quien era compañero de Guillén, se suicidó la pasada semana en Killeen (Texas) cuando la Policía lo buscaba para interrogarlo como sospechoso luego de que se escapara del cuartel.

Ante la indignación de la comunidad en Texas y el rechazo por el crimen y la falta de respuestas ante la desaparición de la joven, miles de personas han participado en los últimos días en diferentes marchas y vigilias en Houston, San Antonio y Austin en honor a la soldado para reclamar justicia y respuestas.

Este martes se llevará a cabo en Dallas y Houston una vigilia y varias organizaciones latinas pedirán el cierre del cuartel y harán un llamado para que los jóvenes latinos dejen de enlistarse en las Fuerzas Armadas de EE.UU. en respuesta a lo sucedido con la joven soldado

La familia de Guillén pide una investigación independiente por parte del Congreso para intentar esclarecer el caso y una ley llamada «Yo soy Vanessa Guillen» (I am Vanessa Guillen) que ayude a proteger a los hombres y mujeres en el Ejercito del acoso sexual.

Según la familia, Guillén les había confesado que había sido acosada por un superior, pero no lo reporto por temor a represalias en la base.

Sin embargo, según el Comando de Investigación Criminal de las Fuerzas Armadas (CID), la investigación criminal hasta ahora no ha encontrado relación entre la muerte y las acusaciones por acoso.