Thomas Friedman sobre la pandemia: «Hay que maximizar el salvar vidas y los medios de vida»

El intelectual y escritor ganador tres veces del Premio Pulitzer, Thomas Friedman. fue entrevistado por el CEO de Perfil Network, Jorge Fontevecchia, en una nueva edición de Periodismo Puro en la que criticó el accionar del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, por su manejo ante la pandemia del coronavirus. «Hay que maximizar el salvar vidas y los medios de vida», señaló.

«El fracaso central de Trump es que estaba mucho más obsesionado con salvar medios de vida que con salvar vidas. Hicimos la cuarentena de manera muy descoordinada y desordenada. Y la abrimos de la misma manera. Donald Trump pensó que podía torcer a la Madre Naturaleza. En realidad, pensó que podría torcer cualquier cosa», expresó el intelectual tecnooptimista y columnista más leído de The New York Times.

En la entrevista que saldrá al aire este sábado a la noche por Net TvFriedman aseguró: «Las pandemias son una enorme marea alta. Y Estados Unidos no tiene traje de baño. Trump dañó sus posibilidades electorales. Y lo que es más grave es que dañó la vida de muchos estadounidenses y sus perspectivas para el futuro cercano».

Thomas Friedman: «En una pandemia, la naturaleza compensa no al más fuerte ni al más inteligente, sino al que se adapta mejor»

Por otro lado, también advirtió que una cuarentena demasiado extensa puede provocar muertes: «Hay que maximizar el salvar vidas y los medios de vida. Si se aplasta toda la economía durante un lapso prolongado, morirán también muchas personas. Muertes por desesperación debido a la pérdida de trabajos, ahorros y hogares. Es algo que debe equilibrarse desde el principio».

—¿Se podría decir que el grado de eficacia en la lucha contra el COVID-19 tendrá consecuencias políticas en las elecciones?

—Es un tema en pleno desarrollo. No le va muy bien en las encuestas. Pero no me gustaría hacer predicciones al respecto. Las pandemias ponen a las sociedades en una situación de estrés. Warren Buffett tiene una frase famosa, que enunció en 2008: “Cuando la marea baja, se ve realmente quién lleva malla”. Las pandemias son una enorme marea alta. Y Estados Unidos no tiene traje de baño. Puso de manifiesto muchas debilidades del país. Durante la pandemia hay que hacer dos cosas al mismo tiempo. Por un lado, maximizar el salvar vidas y los medios de vida. Si se aplasta toda la economía durante un lapso prolongado, morirán también muchas personas. Muertes por desesperación debido a la pérdida de trabajos, ahorros y hogares. Es algo que debe equilibrarse desde el principio. El fracaso central de Trump es que estaba mucho más obsesionado con salvar medios de vida que con salvar vidas. Hicimos la cuarentena de manera muy descoordinada y desordenada. Y la abrimos de la misma manera. Donald Trump pensó que podía torcer a la Madre Naturaleza. En realidad, pensó que podría torcer cualquier cosa. Cuando terminó la cuarentena tan rápido, los consumidores demostraron que son más inteligentes que la soberbia de los políticos. En conjunto, no salieron ni compraron ni comieron ni viajaron por más que Trump se los dijera. Lo hicieron recién cuando ellos mismos llegaron a la conclusión de que se había reducido la posibilidad de adquirir el Covid-19. Se observa hoy: en la medida que vuelve el virus, la gente reduce los gastos, más allá de lo que diga el gobierno. La estrategia de Trump de abrir la cuarentena demasiado pronto y que el virus regrese demostró ser autodestructiva. La gente prefirió quedarse en su casa.

—Noam Chomsky dijo en un artículo reciente que Donald Trump es el peor criminal de la historia de los Estados Unidos  ¿Cuál es su opinión?

—No sé si lo diría así. Perdió un gran momento para demostrar liderazgo. La estrategia correcta podría haber sido encontrar un equilibrio entre salvar vidas y salvar los medios de vida. Hasta ahora fue un fracaso. Y dañó sus posibilidades electorales. Y lo que es más grave es que dañó la vida de muchos estadounidenses y sus perspectivas para el futuro cercano.

—Se podría decir que el COVID-19 como enfermedad es democrática en tanto contagia por igual a ricos y pobres, pero en cuanto a letalidad no lo es, porque mueren proporcionalmente quienes tienen menos posibilidades económicas. ¿Cuánto de las protestas antirracistas actuales en Estados Unidos son influenciadas por poblaciones que tienen una lucha más difícil contra el coronavirus, como negros y latinos, que sufren más la crisis económica?

—No hay duda de que las personas más vulnerables al COVID-19 son las que padecen comorbilidades como obesidad, diabetes, insuficiencia y enfermedades cardíacas en general. Y también los más pobres. Y eso afecta a negros y latinos, que también viven en espacios más reducidos y que por lo general tienen trabajos que les exigen estar más cerca de otras personas. Son factores que se van acumulando. Pero si nos fijamos en los epicentros de las manifestaciones del Black Lives Matter vemos que fueron en Seattle y Portland, que en realidad tienen muy baja proporción de población negra entre sus habitantes. Son ciudades predominantemente blancas, y la protesta es impulsada por una elite. En lugares como el que yo vivo, Washington DC, Baltimore, Chicago, las manifestaciones eran poderosas, pero luego la gente volvió a trabajar. Quería proteger su propiedad y sus trabajos. En Portland y Seattle las manifestaciones son más un fenómeno de blancos que de negros.

EuDr CP