Exdirector de Pemex podría destapar más corrupción en la política mexicana

CIUDAD DE MÉXICO – – El exdirector de la petrolera estatal Petróleos Mexicanos (Pemex), Emilio Lozoya, quien fue extraditado desde España, podría ser acusado plenamente de corrupción o recibir beneficios legales a cambio de información, dijo el procurador general de México, Alejandro Gertz.

Según el fiscal, existe un plazo de seis meses fijado por un juez para que se defina esa situación, agravada por acusaciones de Lozoya contra el expresidente Enrique Peña Nieto y su exministro de Finanzas, Luis Videgaray.

Lozoya alega que Peña Nieto y Videgaray le instruyeron que coordinara pagos a la campaña presidencial del expresidente en 2012 y para comprar votos de miembros del Congreso.

Como consecuencia, el exfuncionario deberá en ese plazo de seis meses probar sus denuncias de que ambos gestionaron además sobornos de la constructora brasileña Odebrecht, que habrían servido para pagar la campaña de Peña Nieto y repartir entre legisladores, con el fin de comprar votos y lograr la aprobación de reformas estructurales, entre ellas la energética.

Lozoya afirma además que hubo beneficios económicos para la planta petroquímica Etileno XXI, que provocaron pérdidas para el Estado. Este proyecto fue iniciado en el sexenio del anterior presidente Felipe Calderón (2006 a 2012) y está vinculado a una compañía mexicana socia de Odebrecht.

El procurador afirma que los delitos relacionados con estos presuntos hechos de corrupción no han prescrito y justificó que Emilio Lozoya siga su proceso penal desde su domicilio con un brazalete que vigile sus movimientos.

Involucran a expresidente mexicano en sobornos de Odebrecht

El escándalo de los sobornos de la constructora brasileña Odebrecht en México ha salpicado al expresidente Enrique Peña Nieto.

Odebrecht ha estado vinculada con sobornos a políticos en América Latina para impulsar sus proyectos de construcción y muchos exfuncionarios de varios países cumplen sentencias de cárcel por corrupción vinculada a la firma brasileña.

“Nos está dando el resultado que yo esperaba”, dijo Gertz. “Que se supiera lo que se ha sabido en otros países como Perú, como Ecuador, como en otras partes, donde ha ido este asunto hasta el fondo”.

Agregó que “si esto es lo que este señor está diciendo en el sentido de que esto fue un verdadero complot y es una concertación que viene desde el estado y del poder, eso tiene una importancia para el país que no podemos devaluar”.

El miércoles, el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, dijo que apoya una investigación a Peña Nieto y Calderón, y consideró que ambos deben ser citados a declarar.

López Obrador hizo su campaña prometiendo combatir la corrupción, pero hasta ahora había titubeado en acusar a expresidentes, alegando que él no estaba buscando venganza.