EE.UU.: Maduro es «el capo de los cómplices» del narcotráfico en el hemisferio

MIAMI, EE.UU. – La Casa Blanca afirmó el miércoles que “el dictador” venezolano Nicolás Maduro es «el capo de los cómplices»  del narcotráfico en el hemisferio, en un documento con una lista de 22 países que son considerados productores de drogas o que son usados por los narcotraficantes para llevar sus productos a Estados Unidos.

«El capo de los cómplices en el hemisferio es el dictador venezolano Nicolás Maduro», señaló el presidente Donald Trump en un comunicado en el que Venezuela y Bolivia son señalados como países que no han hecho lo suficiente para combatir el narcotráfico.

En el caso de Bolivia, eso sí, Washington reconoce que la cooperación con las autoridades estadounidense «ha aumentado» bajo la presidencia interina de la presidenta Jeanine Áñez, quien asumió el cargo el 12 de noviembre de 2019, tras la renuncia y salida del país de Evo Morales.

Maduro fue acusado en marzo por una corte federal de narcoterrorismo y de conspirar para introducir ilegalmente cocaína a Estados Unidos. El Departamento de Estado anunció entonces una recompensa de 15 millones de dólares por información que conduzca a su arresto.

De esa forma, Maduro fue puesto al lado de numerosos funcionarios de su gobierno que o han sido acusados o sancionados por el Departamento del Tesoro por crímenes relacionados al narcotráfico.

“Estados Unidos continuará apoyando al pueblo venezolano, al presidente interino Juan Guaidó y a la Asamblea Nacional democráticamente electa”, afirmó Trump en el comunicado.

Estados Unidos “trabajará con el gobierno interino de Venezuela para detener el tráfico de drogas y suprimir a los elementos criminales que han explotado a este país. El narco-régimen de Maduro debería enfrentar la Justicia por sus crímenes”, agrega la nota.

Jefe del Comando Sur: “Venezuela se ha convertido en un paraíso para el narcotráfico”

El almirante Craig Faller explicó las acciones que EE.UU. está realizando para frenar el narcotráfico y destacó la importancia de la colaboración regional. James Story, el encargado de Negocios para la Oficina Externa de EE.UU. para Venezuela, insistió en que las sanciones impuestas por Washington buscan no perjudicar al pueblo venezolano.

El comunicado añade que aunque llevar ante la Justicia “a criminales como Maduro” sigue siendo una “urgente prioridad”, Estados Unidos necesita que otros países en el hemisferio asuman una mayor responsabilidad a la hora de reducir el suministro de drogas ilegales.

Sobre Bolivia, el mandatario afirmó que le preocupan los niveles de producción de hoja de coca para supuestos fines domésticos: “El cultivo de coca excede los límites legales bajo las leyes bolivianos para fines medicinales o tradicionales, y el gobierno boliviano no ha tomado suficientes medidas para proteger los mercados legales de hoja de coca para evitar sea aprovechada por criminales».

“Si el gobierno boliviano, incluyendo a su asamblea legislativa, toman suficientes pasos en el próximo año para corregir las debilidades y continúa progresando como en los últimos diez meses, consideraré quitar de la lista a Bolivia el próximo año”, agregó Trump en el comunicado.

La Casa Blanca aclaró en su despacho que la presencia de un país en dicha lista no es necesariamente un reflejo de los esfuerzos en la lucha antidrogas de su gobierno o de su nivel de cooperación con Estados Unidos.

“La razón por la que países son incluídos en la lista es una combinación de factores económicos, geográficos y comerciales que permiten que las drogas sean producidas o traficadas, aún cuando el gobierno está involucrado en robustas medidas de control del narcotráfico”, indicó la Casa Blanca.

Los países incluidos en la lista son Afganistán, las Bahamas, Belize, Bolivia, Burma, Colombia, Costa Rica, República Dominicana, Ecuador, El Salvador, Guatemala, Haití, Honduras, India, Jamaica, Laos, México, Nicaragua, Pakistán, Panamá, Perú, y Venezuela.

Sobre Colombia, el mandatario señaló que el presidente Iván Duque y su gobierno sigue siendo un fuerte aliado de Estados Unidos, y que la policía y el ejército locales han mostrado una «gran valentía y compromiso» al apuntar contra altos traficantes de drogas, al interceptar cargamentos de drogas y al erradicar manualmente la coca”.

Señaló sin embargo que los cultivos y producción de coca sigue siendo “inaceptablemente alta”. “Para alcanzar nuestra metas de reducción a cinco años del cultivo y producción de coca para finales del2023, Colombia debe reactivar la erradicación aérea de los cultivos, “lo cual sigue siendo una herramienta irremplazable en el arsenal del gobierno junto a la erradicación manual y el desarrollo económico alternativo”. Una preocupación similar existe sobre Perú.

EE.UU. y Colombia buscan reducir producción de cocaína colombiana a la mitad para el 2023

EE.UU. y Colombia buscan reducir producción de cocaína colombiana a la mitad para el 2023

En el caso de México, la Casa Blanca indicó que el año pasado había advertido con incluir a México en la lista de los países que no han hecho suficiente por combatir el narcotráfico.

“Este año México aprobó reformas para la confiscación de activos, aumentó la extradición de narcotraficantes a Estados Unidos, logró avances en su primer estudio del cultivo de la amapola, la planta base para la heroína y produjo una estrategia antidroga”, destaca el comunicado. “Aunque estas son señales de progreso, debe hacerse más”.

Estados Unidos reforzó este año sus esfuerzos contra los narcotraficantes del hemisferio con operaciones navales en el Caribe y el Pacífico Oriental, donde se han estado interceptando cargamentos de droga, con la cooperación de 22 aliados internacionales.

Esas operaciones han resultado en la confiscación de 80 toneladas métricas de cocaína y otras peligrosas drogas, lo que representa un duro golpe para los narcotraficantes de unos 1.800 millones de dólares.