Algunos hospitales en los Estados Unidos están al borde de una crisis por aumento en casos de COVID-19

Boise, Idaho — Estados Unidos se está acercando a un récord en el número de nuevos casos diarios de coronavirus, una señal del fuerte azote de la enfermedad en la nación.

El impacto se deja sentir en cada parte del país: en la cuarentena que comenzó el viernes en la reserva de la tribu Ogala Sioux en Dakota del Sur; en el exhorto de un funcionario de salud de Florida para suspender las fiestas de cumpleaños de niños, y en la situación cada vez más desesperada en un hospital del norte de Idaho, que se está quedando sin espacio para pacientes y ponderando enviarlos por helicóptero a Seattle o Portland, Oregon.

“Esencialmente, hemos cerrado todo un piso del hospital. Hemos tenido que duplicar la capacidad de las habitaciones. Hemos comprado más camas de hospital”, dijo el doctor Robert Scoggins, un neumólogo del hospital Kootenai Health en Coeur d’Alene. “Nuestro hospital no está preparado para una pandemia”.

Entre quienes participaron junto a Scoggings en una reunión del Distrito de Salud del Panhandle de Idaho estuvo el concejal Walk Kirby.

“La gente se está muriendo, va a seguir muriéndose y contagiándose”, dijo Kirby. “¿Cuántas personas no usan mascarilla? Las mismas personas que no se van a vacunar”.

El promedio para siete días de nuevas infecciones con coronavirus en Estados Unidos superó 61,140 el jueves, comparado con 44,647 hace dos semanas. El récord fue alcanzado el 22 de julio, cuando el promedio variable fue de 67.293 en medio de un brote veraniego impulsado mayormente por aumentos de las infecciones en Florida, Texas, Arizona y California.

Estados Unidos registró 71,671 nuevos casos confirmados el jueves, y varios estados fijaron récords en el centro y el occidente del país.

El aumento en Estados Unidos es similar a un alza en Europa, donde Roma, París y otras ciudades grandes están restringiendo las actividades nocturnas como parte de medidas cada vez más drásticas para contener la pandemia. En Holanda, un helicóptero llevó un paciente a una unidad de cuidados intensivos en Alemania, el primer traslado internacional de ese tipo desde que la pandemia amenazó con abrumar los hospitales holandeses en la primavera.

El director de la Organización Mundial de Salud advirtió que los países del Hemisferio Norte están en una “coyuntura crítica” ante el incremento de casos y muertes.

“Los próximos meses van a ser muy difíciles, y algunos países están en un sendero peligroso”, dijo el director general Tedros Adhanom Ghebreyesus en una rueda de prensa el viernes.