La crisis política y la pandemia, principales preocupaciones de HRW respecto a Venezuela

La crisis política, la persecución a opositores y la pandemia fueron parte de las preocupaciones que reflejó Human Rights Watch (HRW) en su monitoreo 2020 sobre Venezuela, como parte de la edición número 31 de la revisión anual sobre los derechos humanos en más de 100 países.

“Preocupaciones persistentes incluyen brutalidad policial, condiciones precarias de detención, impunidad ante violaciones de derechos humanos, falta de independencia judicial y hostigamiento a defensores de derechos humanos y medios de comunicación independientes”, señala la organización en los párrafos introductorios del capitulo Venezuela en este reporte anual.

Durante la presentación del informe, el director para las Américas de HRW, José Miguel Vivanco, indicó que Venezuela se trata de uno de los “casos más dramáticos” de la región “al eliminar la última reserva democrática del país”, la Asamblea Nacional, reseña la agencia de noticias, Associated Press.

Incluso, apunta la organización, Vivanco llegó a referirse tanto a Venezuela, como a Cuba y Nicaragua, como “dictaduras” que consolidaron su poder el año pasado.

El informe escrito señala que en 2020 su Parlamento, de mayoría opositora, “seguía siendo la única institución en Venezuela que había sido elegida de forma democrática”.

El informe destaca que la oposición no participó en las parlamentarias del pasado 6 de diciembre, donde el oficialismo retomó el control del Poder Legislativo, por faltas de garantías para un proceso libre e imparcial.

Activista de DD.HH. denuncia “masacre” durante operativo policial en Venezuela

Las FAES son un cuerpo élite de la Policía Nacional Bolivariana (PNB) que la Alta Comisionada de la ONU para derechos humanos, Michelle Bachelet, pidió el pasado año que fuera disuelto ante diversos señalamientos de ejecuciones extrajudiciales.

Sobre el tema político, el texto señala que el gobierno ha encarcelado a opositores y los ha inhabilitado para postularse a cargos públicos. También indica que ”las fuerzas de seguridad y los servicios de inteligencia han detenido y torturado a militares acusados de conspirar contra el gobierno”.

HRW detalla en su capítulo sobre Venezuela que de las más de 15.500 personas detenidas arbitrariamente desde 2014, cerca de 9.255 estaban en libertad condicional pero sujetas a procesos penales para septiembre de 2020.

Como era de esperarse, el coronavirus también formó parte del reporte. Actualmente, el país registra oficialmente 117.222 casos positivos y poco fallecidos.

HRW habla de «disponibilidad limitada” a pruebas de diagnóstico confiables y de una “falta de transparencia gubernamental” en esta materia.

“Es probable que el acceso limitado a agua en hogares y hospitales y el hacinamiento en prisiones y zonas de bajos ingresos contribuyan a una rápida propagación del virus. En la mayoría de los centros sanitarios hay una grave escasez de equipos básicos como guantes, mascarillas, alcohol en gel y jabón”, señalan en el texto.