Donald Trump afronta su segundo impeachment: cuáles son los próximos pasos

Tras la votación de este miércoles que habilitó el juicio político contra el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, le corresponde a la presidenta demócrata de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, en el momento que ella decida, presentar el artículo de destitución al Senado, que deberá llevar adelante el impeachment.

Eso es lo que pasó el año pasado después de que la Cámara Baja, controlada por los demócratas, iniciara el proceso de impeachment contra Donald Trump por presionar al mandatario de Ucrania para que desenterrara información que podría comprometer a Joe Biden. Trump terminó absuelto por la mayoría republicana en el Senado en febrero de 2020.

Funcionarios de EEUU suspenden viajes ante preocupación por caos

Esta vez, al multimillonario republicano solo le queda una semana en la Casa Blanca: Biden jurará como el presidente número 46 de Estados Unidos el 20 de enero. El Senado está actualmente en receso y no está previsto que regrese hasta el 19 de enero.

Sin embargo, el líder de la minoría demócrata del Senado, Chuck Schumer, dijo que el jefe de la mayoría republicana del Senado, Mitch McConnell, tiene la facultad de volver a llamar a la cámara alta antes de tiempo y celebrar una sesión de emergencia. Pero McConnell lo descartó Incluso si se movieran «con prontitud», no hay manera de que pueda llevar a cabo un juicio antes de que se produzca el recambio presidencial.

Nancy Pelosi
Nancy Pelosi, presidenta demócrata de la Cámara de Representantes. Foto: AFP

Las posibilidades del juicio a Trump

Académicos constitucionales sostienen que un expresidente no puede ser juzgado por el Senado. Pero la Cámara de Representantes impugnó y el Senado juzgó a exsenadores y jueces después de que ya no estuvieran en el cargo o en el banquillo

«Dadas las reglas, procedimientos y precedentes del Senado que rigen los juicios de destitución presidencial, simplemente no existe posibilidad de que un juicio justo o serio pueda concluir antes de que el presidente electo Biden preste juramento la próxima semana», dijo McConnell, quien aprovechó para destacar que los tres juicios políticos previos habían durado 83, 37 y 21 días.

En una declaración, dando la bienvenida a la impugnación de Trump por la Cámara, Schumer, expuso que «habrá un juicio de destitución en el Senado de Estados Unidos», independiente de cuándo empiece. «Donald Trump se convirtió con merecimiento en el primer presidente de la historia de Estados Unidos en cargar con la mancha de haber sido enjuiciado dos veces«, resaltó. «El Senado está obligado a actuar y procederá a su juicio y a la votación de su condena».

Mientras que tres presidentes de Estados Unidos fueron impugnados, ninguno terminó juzgado por el Senado después de dejar el cargo. Las tres procesos de destitución anteriores (Andrew Johnson, Richard Nixon y Bill Clinton) ocurrieron mientras los líderes estaban todavía en la Casa Blanca. Al igual que Trump, tanto Johnson, en 1868, como Clinton en 1998-99, afrontaron un juicio político por decisión de la Cámara de Representantes pero fueron absueltos por el Senado.

La Cámara Baja votó con 232 votos a favor, entre ellos 10 republicanos, y 197 en contra para iniciar un proceso de destitución contra el presidente. A pesar de situación, Trump expresó su interés en volver a presentarse a la presidencia en 2024 pero una simple mayoría del Senado podría impedirle presentarse a la Casa Blanca.

Algunos académicos constitucionales sostienen que un expresidente no puede ser juzgado por el Senado. Pero la Cámara de Representantes impugnó y el Senado juzgó a exsenadores y jueces después de que ya no estuvieran en el cargo o en el banquillo. Si un juicio comienza después del 20 de enero, los republicanos ya no tendrían mayoría en el Senado y Schumer sería el líder de la mayoría. Y aunque ya no tiene el control del Senado, McConnell seguiría teniendo una voz poderosa entre sus pares republicanos y no descartó condenar a Trump.

«Aunque la prensa ha estado llena de especulaciones, no he tomado una decisión final sobre cómo votaré y tengo la intención de escuchar los argumentos legales cuando se presenten al Senado», reflejó McConnell. Se necesita una mayoría de dos tercios de los senadores presentes para condenar al presidente, lo que significa que si todos ellos están en la Cámara al menos 17 republicanos tendrían que unirse a los demócratas para votar por la condena.

Schumer por su parte, comentó que el Senado no sólo votará para condenar a Trump por «altos crímenes y delitos menores», sino que también celebrará una votación que podría impedirle presentarse de nuevo a un cargo federal.

HV/FF