Autoridades se preparan para una protesta de partidarios de Donald Trump frente al Congreso de Estados Unidos

Washington, D.C. – La policía de la capital estadounidense está en alerta este sábado por la mañana y una cerca rodea el edificio legislativo. La Policía del Capitolio pidió ayuda a otras fuerzas de seguridad como la Guardia Nacional.

Nada debe quedar librado al azar ante el acto frente al Congreso en apoyo a los revoltosos encarcelados después del asalto al edificio legislativo el 6 de enero de este año. Se busca evitar una repetición del ataque que precedió a la juramentación del presidente Joe Biden.

Persisten los intentos de reescribir la historia de violencia y pánico de ese día y la volatilidad creciente detrás de la mentira de que la elección de 2020 fue fraudulenta no permite pronosticar lo que sucederá este fin de semana. Después de todo, las fuerzas de seguridad sólo preveían una protesta a favor de la libertad de expresión el día que los partidarios de Trump tomaron el Capitolio para tratar de impedir la certificación de la victoria de Joe Biden.

El jefe de la Policía del Capitolio, Tom Manger, dijo en conferencia de prensa el viernes que no se podía determinar si las amenazas de violencia en el acto del sábado son creíbles, pero la “cháchara” en línea y en otros medios ha sido similar a la que se subestimó en enero.

La autorización de la protesta admite a 700 personas. Según Manger, la mayor probabilidad de violencia será en los choques entre manifestantes y contramanifestantes. La policía también se prepara para la eventualidad de que algunos manifestantes estén armados.

“No toleraremos la violencia y no toleraremos la conducta criminal de ninguna clase”, dijo Manger. “El pueblo estadounidense y los legisladores esperan que protejamos el Capitolio. Confío que el plan que hemos elaborado cumplirá con esa expectativa”.

El acto, organizado por Max Braynard, un exempleado de la campaña presidencial de Donald Trump, es en apoyo a los detenidos por participar en la insurrección del 6 de enero. Hay unas 63 personas presas entre las más de 600 acusadas de participar en la violencia de ese día. El acto intenta minimizar y negar la violencia de enero.