Fuente sostiene que el spyware Pegasus se utilizó para espiar a personal del Departamento de Estado federal

WashingtonLos teléfonos inteligentes de 11 funcionarios del Departamento de Estado federal activos en Uganda fueron objeto de intrusiones electrónicas mediante el spyware desarrollado por la empresa israelí Grupo NSO.

De acuerdo con una fuente anónima, entre los 11 empleados se encuentran varios oficiales del servicio extranjero del gobierno estadounidense. La fuente añadió que algunos ciudadanos de Uganda, empleados por el Departamento de Estado, también fueron blancos de la campaña.

La agencia Reuters fue la primera en publicar información sobre el ataque a estos empleados. El acontecimiento fue notificado apenas un mes después que el Departamento de Comercio colocó al Grupo NSO en la lista que limita sustancialmente los negocios que pueden realizar con empresas estadounidense, al igual que el acceso a tecnología de los Estados Unidos.

El ataque es el primer incidente en que el spyware Pegasus es utilizado contra personal del gobierno de los Estados Unidos.

De momento se desconoce qué individuo o entidad utilizó el spyware del Grupo NSO para llevar a cabo el ataque; también se desconoce qué información, si alguna, fue obtenida.

“Estamos extremadamente atentos sobre el uso que se le da a programas comerciales como los que desarrolla el Grupo NSO y el peligro que representan para la comunidad de inteligencia y seguridad de los Estados Unidos”, indicó la secretaria de Prensa de la Casa Blanca, Jen Psaki.

El pasado 23 de noviembre, Apple Inc. demandó al Grupo NSO en busca de una orden que prohíba a la empresa israelí de utilizar programas, herramientas y equipo de Apple para atacar sus productos.

La fuente añadió que los teléfonos que fueron objeto de los ataques eran iPhones de Apple.

Por su parte, el Grupo NSO indicó, mediante comunicación escrita, que anuló el contrato y acceso de los “clientes relevantes” a la plataforma Pegasus, pero no reveló la identidad de el o los clientes. La compañía sostuvo que sus programas están diseñados para no funcionar en celulares de Estados Unidos y que solo vende sus servicios a clientes con licencias. El gobierno israelí es el que decide a qué entidades y gobiernos extranjeros el Grupo NSO puede ofrecer servicios.

“El Grupo NSO no tiene manera de saber quiénes son los blancos de nuestros clientes y, por ende, no podíamos tener conocimiento sobre este caso”, indicó la compañía israelí.