Un exempleado de Google denunció la influencia de una «secta apocalíptica» liderada por un pedófilo

El líder de una secta apocalíptica acusado de abuso sexual de hombres jóvenes y menores de edad se hizo cargo de una importante división de Google, según denunció un joven estadounidense que fue despedido por la empresa tras cuestionar lo sucedido.

Trabajé para Google durante unos tres años y medio como productor de videos. Me despidieron porque di la voz de alarma sobre un culto del fin del mundo que dominaba a mi antiguo equipo allí”, escribió en un blog.

En una entrevista con The New York Times, Kevin Lloyd, de 34 años, afirma que fue despedido de Google en 2021, donde trabajaba como desarrollador de videos, porque comenzó a cuestionar la influencia de la secta “Fellowship of Friends”, cuyos miembros constituían un gran porcentaje de los empleados de su división.

Los miembros de la secta dominan a mi antiguo equipo en Google a través del favoritismo y el amiguismo”, afirmó Lloyd, quien dijo que se vio obligado a “guardar silencio sobre una secta destructiva, una secta del fin del mundo” para conservar su trabajo.

Google
Kevin Lloyd, de 34 años, afirma que fue despedido de Google en 2021, donde trabajaba como desarrollador de videos, porque comenzó a cuestionar la influencia de la secta “Fellowshhip of Friends”.

Boeing acude a Amazon, Microsoft y Google para importantes cambios tecnológicos

Según Lloyd, la “influencia en nuestro departamento estaba creciendo” y “se agregaban nuevos miembros regularmente y vi cómo los miembros existentes sobresalían, impulsando aún más el estado de Fellowship of Friends dentro de nuestro departamento”.

“La investigación preliminar del demandante sobre Oregon House y Fellowship of Friends describió a Fellowship como un culto destructivo, con un líder pedófilo que hace falsas profecías sobre el fin del mundo”, afirma la demanda presentada por Lloyd en agosto pasado ante el Tribunal Superior de California.

“El demandante se alarmó de que Google estuviera involucrado y/o apoyando financieramente a dicha organización”, agrega la denuncia, que fue apoyada por una serie de entrevistas que New York Times realizó a ocho empleados y exempleados de la unidad comercial de Google.

“Hay grupos de apoyo en línea para ex miembros de Fellowship of Friends para ayudarlos a procesar el trauma sufrido durante su membresía, así como los problemas que surgen después de irse”, afirma la demanda de Lloyd.

Google
Robert Burton bautizó “Apolo” a su sede de 1.500 hectáreas, y sus 1.800 seguidores dieron el 10 por ciento de sus ingresos a la organización, que gastó el dinero en arte, vinos finos y cultura.

Reino Unido y la Unión Europea investigan a Meta y Google por posible monopolio en el mercado publicitario

Lloyd dijo que estaba horrorizado de que el Google Developer Studio estuviera tan fuertemente vinculado a la secta y dijo incluso que su director, el holandés Peter Lubbers, era miembro del grupo desde hace mucho tiempo.

La demanda de Lloyd dice: «Lubbers ganó estatus y elogios en relación con el aumento del flujo de dinero a la Fraternidad a través de sus esfuerzos en Google que puso (y mantuvo) a otros miembros de la Fraternidad, directa o indirectamente, en la nómina de Google».

Lubbers insistió en que la secta no tuvo nada que ver con su contratación: «Mis creencias religiosas personales son un asunto privado profundamente arraigado», dijo al New York Times.

Qué es la Fellowship of Friends

Google
Fundada en 1970, Burton basó su sistema de fe en una filosofía llamada el Cuarto Camino, basada en la creencia de que las personas están en un “sueño despierto” hipnótico y necesitan trabajar en sí mismas a través del estudio del arte, la música y la literatura.

Lloyd dijo que comenzó a trabajar en Google en 2017, como parte del Google Developer Studio (GDS), la compañía de producción interna del gigante tecnológico, que crea anuncios y contenido de video.

Explicó que no tardó mucho en darse cuenta de que alrededor de una docena de sus colegas eran de Oregon House, un pueblo de 1.25 habitantes cerca de la sede de Google en Silicon Valley. Además, dijo que muchos de los proveedores externos, como proveedores de servicios de catering y animadores en eventos corporativos, también eran de Oregon House.

En 2018 comenzó a investigar más a fondo después de que un un trabajador independiente que vivía cerca de Oregon House le afirmara que el lugar no es una ciudad, sino una propiedad de la secta Fellowship of Friends, fundada en 1970 por Robert Earl Burton, un exdocente.

“Desde sus inicios, la visión de la Fraternidad fue, y sigue siendo, establecer una organización espiritual práctica y ponerla a disposición de cualquier persona interesada en realizar el trabajo espiritual del despertar”, afirma el culto en su sitio web.

Google
En 1984, un exmiembro presentó una demanda de 2,75 millones de dólares alegando que los jóvenes que se unieron a la organización «habían sido seducidos sexualmente por la fuerza e ilegalmente por Burton».

Estados Unidos: demandan a Google por recopilar datos de ubicación con fines publicitarios

Burton buscó crear un centro que celebrara las bellas artes, con el foco en la ópera, el ballet, las obras de arte y la literatura y se instaló en Oregon House, donde creó la bodega Grant Marie Winery, donde trabajaban sus devotos seguidores. Google compró su vino, afirma la demanda.

Fundada en 1970, Burton basó su sistema de fe en una filosofía llamada el Cuarto Camino, fundada por un filósofo y místico armenio, George Gurdjieff (1866-1949) y adoptó su creencia de que las personas están en un “sueño despierto” hipnótico y necesitan trabajar en sí mismas a través del estudio del arte, la música y la literatura.

Burton bautizó “Apolo” a su sede de 1.500 hectáreas, y sus 1.800 seguidores dieron el 10 por ciento de sus ingresos a la organización, que gastó el dinero en arte, vinos finos y cultura.

Citando informes de Los Angeles Times, el San Francisco Chronicle y el Sacramento Bee, Lloyd dijo que Burton “realiza lujosas juergas de compras en todo el mundo utilizando el dinero del diezmo de los miembros, comprando pinturas europeas, muebles de la dinastía Ming, ropa costosa y animales exóticos como camellos blancos y pavos reales”.

Cualquiera fuera de la Fraternidad es visto como algo inferior y, en ocasiones, adversario”, dice la demanda de Lloyd. “Aquellos que expresan serias preocupaciones, críticas o cuestionan al grupo pueden eventualmente ser percibidos como enemigos”.

Decenas de denuncias de abuso sexual

Google
Desde los años 80, muchos de los sobrevivientes de Burton lo acusaron de haber abusado sexualmente de los nuevos miembros de su grupo, en particular de niños pequeños, adolescentes y hombres jóvenes.

Desde los años 80, muchos de los sobrevivientes de Burton lo acusaron de haber abusado sexualmente de los nuevos miembros de su grupo, en particular de niños pequeños, adolescentes y hombres jóvenes.

En 1984, un exmiembro presentó una demanda de 2,75 millones de dólares alegando que los jóvenes que se unieron a la organización «habían sido seducidos sexualmente por la fuerza e ilegalmente por Burton», según documentos publicados por The New York Times.

En 1996, otro ex miembro acusó a Burton en una demanda de conducta sexual inapropiada con él cuando era menor de edad, mientras otros denunciantes, según la demanda de Lloyd, habían sido trasladados en avión al país con falsos pretextos y luego abusados.

El periodista de investigación Jennings Brown pasó tres años desde 2018 investigando al grupo y documentó acusaciones de abuso sexual en lo que denominó un “culto del fin del mundo” que basaba su doctrina en la misoginia y la celebración de los hombres blancos.

Qué respondió Google tras la denuncia de Kevin Lloyd

Google
“Los miembros de la secta dominan a mi antiguo equipo en Google a través del favoritismo y el amiguismo”, afirmó Lloyd, quien dijo que se vio obligado a “guardar silencio sobre una secta destructiva, una secta del fin del mundo” para conservar su trabajo.

Google le dijo al periódico que la ley les prohibía preguntar sobre las prácticas religiosas de alguien durante el proceso de contratación.

“Tenemos políticas de empleados y proveedores de larga data para prevenir la discriminación y los conflictos de intereses, y los tomamos en serio”, dijo una portavoz de Google, Courtenay Mencini, en un comunicado.

Es ilegal preguntar por las afiliaciones religiosas de quienes trabajan para nosotros o para nuestros proveedores, pero, por supuesto, investigaremos a fondo estas denuncias en busca de irregularidades o prácticas de contratación indebidas”, explicó la vocera.

ds

También te puede interesar