Todos contra Trump en el debate demócrata: «Nos puso en una situación horrible»

La crisis fronteriza, la detención de niños migrantes en condiciones pésimas y una fotografía impactante de un salvadoreño y su hija ahogados en el Río Bravo generaron un intercambio apasionado el segundo día de los debates demócratas en Miami. Y fue el exvicepresidente Joe Biden quien se refirió en peores términos al presidente Donald Trump, a quien acusó de haber puesto a Estados Unidos en una «situación horrible».

“Tenemos que restaurar el alma de esta nación, que ha sido hecha pedazos por este presidente”, dijo refiriéndose a Trump. “Tenemos que unir a los Estados Unidos, si estamos unidos no hay nada que no podamos hacer”.

Antes del debate, la cancillería guatemalteca informó que una mujer y tres menores migrantes de Guatemala murieron presuntamente por calor y deshidratación tras cruzar la frontera. Los cuatro fueron «hallados sin vida en las cercanías» del fronterizo río Bravo y los Matorrales de Anzalduas en la ciudad de Mission, estado de Texas.

El tema migratorio es una de las apuestas del partido demócrata para ganar el voto latino, cada vez más importante en decidir quién llega a la Casa Blanca. Algunos candidatos trataron de pronunciar algunas frases en castellano como forma de llegar los 32 millones de latinos que podrán votar en las próximas elecciones presidenciales, el grupo más grande de votantes después de los blancos.

«Donald Trump nos puso en una situación horrible. Tenemos una enorme desigualdad de ingresos», dijo el favorito en la contienda para las presidenciales de 2020 en pleno debate sobre las muertes de migrantes en la frontera con México. «Donald Trump piensa que Wall Street construyó Estados Unidos. La gente común, los estadounidense de clase media, son los que construyeron Estados Unidos», prosiguió el candidato, flanqueado por sus nueve contendientes.

El senador socialista Bernie Sanders, el segundo favorito en la contienda demócrata, se sumó a su competidor al afirmar que Trump es «un mentiroso patológico y un racista y ha mentido al pueblo estadounidense durante su campaña». «La salud pública es un derecho humano y no algo de lo cual hay que sacar provecho», insistió Sanders, quien perdió en 2016 la precandidatura frente a Hillary Clinton.

Elizabeth Warren, consolidada como precandidata de primer nivel con su discurso anti Wall Street, marcó el tono de la entrega del miércoles de esta contienda, presentada en dos partes por la inusitada cantidad de interesados en llegar a la Casa Blanca en los próximos comicios. Warren llamó a la violencia armada un “virus” que está matando a los niños y que debe ser tratada como una “emergencia nacional de salud”.

El miércoles había acusado a Washington de carecer de «valentía» para enfrentar los monopolios: «Cuando tienes una economía a la que le va muy bien para aquellos que tienen dinero, pero no tan bien para los demás, eso es corrupción pura y simple», afirmó, prometiendo un «gran cambio estructural» de la economía estadounidense.

La foto de un hombre y su hija ahogados en la frontera EEUU-México conmueve al mundo

Mientras tanto, Pete Buttigieg, el alcalde gay de South Bend (Indiana) se mostró favorable a ofrecer cobertura médica a todas las personas, incluso a las 11 millones de indocumentadas. «Nuestro país es más saludable cuando la gente es saludable», argumentó. «El verdadero problema es que no deberíamos tener a 11 millones de indocumentados sin una vía a la ciudadanía», criticó.

El ex oficial de inteligencia de la Marina, quien cumplió misión en Afganistán, aspira a ser el presidente más joven en la historia de Estados Unidos. También sería el primer presidente abiertamente gay, ya que está casado con el profesor Chasten Glezman.

La senadora Kamala Harris, la única mujer negra en carrera, dijo que lo primero que haría al asumir al gobierno sería devolver a los «dreamers» (jóvenes indocumentados criados en el país) un estatus legal y eliminar los centros de detención para inmigrantesy alzó la voz a favor de un juicio político contra Trump.

Laredo, la ciudad mexicana en la frontera con EEUU afectada por las amenazas de Trump

Biden concordó con ella en que es «indignante» que los niños retenidos carezcan de pasta de dientes, jabón y un cambio de ropa limpia en los refugios para inmigrantes, el mayor de los cuales retiene a casi 3.000 niños a una hora de coche al sur de Miami. La senadora centrista y exfiscal Amy Klobuchar, por su parte, defendió a los inmigrantes, diciendo que «ellos son Estados Unidos».

«Esto es un problema hemisférico», dijo también Sanders, promoviendo junto a Biden la perspectiva de abordar el problema de la crisis migratoria en los países donde se origina el éxodo. «La salud pública es un derecho humano y no algo de lo cual hay que sacar provecho», agregó Sanders, quien perdió en 2016 la precandidatura frente a Hillary Clinton, durante la exposición.

En el debate del miércoles, Julián Castro, exsecretario de Vivienda de Barack Obama y quien aspira a convertirse en el primer presidente hispano de Estados Unidos, había dicho que lo primero que hará será descriminalizar los cruces de frontera y eliminar la política de «cero tolerancia» de Trump. En Spanglish, Castro cerró su parlamento final diciendo que en enero del 2020, “le diremos adiós a Donald Trump”.

El debate completo:

D.S.

Entradas relacionadas