A la caza de una carrera

La paradoja en México es evidente. Mientras casi uno de cada dos graduados de las universidades trabaja en un sitio que no requiere formación superior, más de la mitad de las empresas tiene problemas para cubrir sus vacantes, según un análisis de la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económicos (OCDE). “Existe un grado importante de frustración, tanto de los egresados como de los empleadores”, señalaba recientemente José Ángel Gurría, secretario general del organismo internacional, durante la presentación del estudio. Para resarcir esa situación es importante elegir de manera correcta la profesión, dice José Martínez Juárez, director de la Semana de la Educación México, un evento que pretende convertirse en un espacio que ayude a los estudiantes de ese país a decidir eficazmente su futuro.

La cita —que se llevará a cabo del 30 de enero al 1 de febrero en el recinto de convenciones Expo Santa Fe, al oeste de la Ciudad de México— aglutinará la oferta profesional de una centena de universidades tanto públicas como privadas. “El objetivo es dar a conocer las carreras que existen en el mercado y ayudar a los jóvenes mexicanos a elegir la correcta”, explica Martínez, vía telefónica. La expectativa es que durante los tres días de la celebración asistan unos 8.000 alumnos de bachillerato de entre 16 y 18 años, según los organizadores. Al evento (que pretende emular a Aula, una feria dedicada a los estudiantes españoles y que convocó el año pasado a más de 174.000 personas) también acudirán instituciones foráneas.

“Cada vez más mexicanos buscan iniciar desde una carrera universitaria hasta un posgrado en el exterior”, dice el representante de la cita, que cuenta con el apoyo de Feria de Madrid (Ifema) para su celebración. De esta manera, instituciones procedentes de España, EE UU, Australia, Francia y Rusia llevarán su oferta al público de México, donde viven 30 millones de millennials (grupo generacional de los nacidos entre los primeros años de la década de los 80 y hasta principios de 2000), lo cual supone una cuarta parte de la población. Se estima que para 2025, estos jóvenes conformarán el 75% de la fuerza laboral; actualmente, representan al grupo que demanda mayor educación continua y posgrados en esa nación.

“Vincular la demanda con la oferta educacional es fundamental para el desarrollo del país”, dice Martínez. En la actualidad, México tiene la proporción más baja de adultos con un título de educación superior de la OCDE, un 17%. La cifra es muy inferior al promedio de los países integrantes del organismo internacional, que llega a un 37%. Además, está por debajo de otros de la región, tales como Chile (23%), Colombia (23%), Costa Rica (23%) o Argentina (21%). Para subsanar esta brecha, los estudiantes necesitan de un mayor y mejor apoyo, recomiendan los expertos de la OCDE.