Elliott Abrams, sobre la visita de Delcy Rodríguez a Madrid: “Parece una violación de las sanciones europeas”

MÁS INFORMACIÓN

Estados Unidos todavía no comprende lo sucedido el lunes 20 de enero en el aeropuerto de Barajas en Madrid. Elliott Abrams, representante estadounidense para Venezuela, ha afirmado este viernes que el encuentro aquel día entre la vicepresidenta de Venezuela, Delcy Rodríguez, y el ministro de Transportes de España, José Luis Ábalos, “parece una violación de las sanciones europeas”. La número dos de Nicolás Maduro tiene prohibido el ingreso en la Unión Europea (UE) por las sanciones acordadas por Bruselas contra el régimen chavista. El Departamento de Estado ya había calificado la reunión como “decepcionante” y había afirmado “tener muchas preguntas”. Tres semanas después, Abrams insiste: “No entendemos al 100% lo que pasó”.

Fuentes del Gobierno español aseguraron hace unos días que no tuvieron constancia de la llegada de la vicepresidenta venezolana hasta que el avión ya se encontraba atravesando el Atlántico a “dos o tres horas” de Madrid. La normativa europea vigente obliga a los vuelos como el de ella a notificar con antelación los datos de los pasajeros al aeropuerto de aterrizaje. A pesar de las interrogantes que mantiene Washington, Abrams afirmó en una conferencia de prensa telefónica que tienen “muy buenas comunicaciones con el Gobierno de España”.

El Departamento del Tesoro estadounidense ha vuelto a imponer sanciones este viernes contra el régimen de Maduro. Esta vez fue en contra de la aerolínea estatal venezolana Consorcio Venezolano de Industrias Aeronáuticas y Servicios Aéreos (CONVIASA). El argumento es que “forma parte del Gobierno de Venezuela”. «En lugar de actuar como un puente entre los pueblos, esta aerolínea se está utilizando para transportar a Maduro y su círculo íntimo para conversar con dictadores, regímenes autoritarios y otros delincuentes de todo el mundo», afirmó en un comunicado el secretario de Estado Mike Pompeo. La compañía y su flota se suman a los activos bloqueados por Washington.

Abrams advirtió que las próximas semanas se avecinan nuevas sanciones. “Los rusos pronto descubrirán que su continuo apoyo a Maduro ya no será gratuito. Otros que continúan beneficiándose o apoyándolo deberían tomar precauciones”, ha disparado amenazante.

Parte del plan estadounidense para sacar a Maduro de Miraflores es el pleno apoyo a Juan Guaidó, reconocido como presidente interino de Venezuela por casi sesenta países. Esta semana el líder opositor ha tenido una contundente agenda en Washington, donde se reunió con el mandatario Donald Trump en la Casa Blanca y asistió como invitado sorpresa al discurso del estado de la Unión en el Capitolio, recibiendo una ovación por parte de los congresistas republicanos y demócratas. Guaidó ya llega al final de su gira internacional, que comenzó a pesar de tener prohibido salir del país. Un alto funcionario de la Casa Blanca advirtió este miércoles que «cualquier daño que pueda causar [el régimen de Nicolás Maduro] a Guaidó a su regreso a Venezuela tendrá consecuencias muy significativas».