Colapso de edificio en Miami: no pierden la esperanza de encontrar vivos a seis puertorriqueños

Familiares no pierden la esperanza de encontrar con vida a seis puertorriqueños que estaban en el edificio que se derrumbó esta madrugada en Miami, confirmaron hoy fuentes de El Nuevo Día.

Según las fuentes, entre los puertorriqueños que estaban en el edificio colapsado figuran los hermanos Jay Keliman, de 52 años, y Frankie Kleiman, de 55 años, y su madre, Nancy Kress Levin. También se encontraba en el lugar la joven Deborah Berezdivin, sobrina de los hermanos Kleiman.

Versiones de prensa sitúan también en el edificio a Annie Ortiz y su hijo, Luis Bermúdez. Las mismas fuentes dijeron que no era posible determinar si están o no desaparecidos, pues la información sobre los rescatados seguía siendo confusa y que aún esperan por la lista oficial de la policía.

En el caso de Berezdivin, de 21 años, estaba de visita, contó a El Nuevo Día su tía Sandra Rubinstein.

“Ella viajó a la ciudad el día anterior para asistir al funeral del papá del mejor amigo de su novio”, dijo. “Desde esta mañana estamos desesperados buscándola, pero no hay ninguna información”.

Amigos de la familia Kleinman reconocieron que la esperanza de encontrarlos se ha ido reduciendo con las horas, aunque todos coincidieron que existe la posibilidad de encontrarlos mientras las operaciones siguen siendo de “búsqueda y rescate”.

El Condominio Champlain Towers South colapsó parcialmente alrededor de la 1:30 a.m., lo que provocó una fuerte movilización de las autoridades en la ciudad de Surfside, que colinda en el sur con Miami Beach. En su media milla cuadrada de extensión viven unas 6,000 personas. De hecho, su alcalde, Charles W. Burkett, pasó gran parte de la tarde en un centro comunitario coordinando el apoyo a las familias. El ambiente era sobrecogedor. Por momentos alguien estallaba en un llanto callado y cansado.

Las Champlain Towers, construidas en 1980, daban al océano Atlántico. Una breve caminata permite ver desde la arena la devastación de una gran parte de la Torre Sur. Los escombros recordaron a mucho la caída de las Torres gemelas en Nueva York en 2001.

“Me vine justamente escapando el horror de eso y ahora se cae este edificio acá”, indicó con cara de estrés postraumático la colombiana Mayi Suárez, una vecina del área que fue a ver el edificio también en la playa. Sus hijos no quisieron declarar, pero estaban convencidos de que la acelerada construcción de edificios de lujo en el área debe haber afectado las bases del edificio.

Su mamá les recordó que habrá tiempo para evaluar las culpas, pero “ahora hay que cuidar la esperanza de encontrar a más personas vivas en los escombros.”

Al momento, según reportes oficiales, hay 99 personas desaparecidas, 102 localizadas (no necesariamente rescatadas en la escena) y tres muertes.

—-

En esta historia colaboró la periodista Alicia Civita desde Miami, Florida.

Ante el incidente, una gran nube de polvo cubrió la zona. En específico, el condominio queda en la 8777 Avenida Collins, según la policía de Surfside.

El lado del inmueble que da al mar se construyó en 1981. En este momento, había algunos departamentos de dos habitaciones a la venta con precios de entre $600,000 y $700,000, según la policía. De acuerdo con el administrador del complejo, todas las unidades estaban ocupadas.

Mantente conectado a elnuevodia.com para la ampliación de esta historia.