Joe Biden pedirá al Congreso que suspenda por tres meses los impuestos a la gasolina y el diésel

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, pedirá este miércoles al Congreso que suspenda durante tres meses los impuestos federales a la gasolina y al diésel, en un intento por rebajar el alto precio de los derivados del petróleo, que a principios de mes alcanzó un récord histórico.

En un comunicado, la Casa Blanca informó de que el presidente pedirá hoy mismo al Congreso (controlado por los demócratas) que dejé sin efecto de manera temporal el impuesto de 18 centavos por galón (3.7854 litros) de gasolina y el de 24 centavos por galón de diésel.

En ambos casos se trata de impuestos del Gobierno federal, por lo que todavía se aplicarían las cargas de los estados (California, por ejemplo, es famosa por tener uno de los mayores gravámenes sobre el petróleo en Estados Unidos).

En este sentido, la Casa Blanca también instó a los estados a que hagan lo mismo y suspendan sus impuestos propios o a que ayuden a los consumidores de alguna u otra forma.

Biden calificó la situación de “única” y justificó su petición para “dar a los estadounidenses un balón de oxígeno” en estas circunstancias de inflación desbocada.

La suspensión de los impuestos, que deberá ser aprobada por el Congreso para ser efectiva, estaría vigente en los meses de julio, agosto y septiembre, todos ellos de mucho tráfico en las carreteras al coincidir con las vacaciones de verano de niños y la mayoría de adultos.

Pese al apoyo de Biden, no está claro que la medida vaya a obtener los respaldos suficientes en el Congreso, puesto que existe desconfianza tanto en el seno del Partido Demócrata como del Republicano.

El mandatario también pedirá al Congreso que “garantice” que la suspensión de las cargas impositivas no tendrá ningún efecto sobre los fondos que se destinan a la construcción, funcionamiento y reparación de autopistas y del transporte público, aunque estos normalmente se financian con el dinero proveniente de esos impuestos.

El precio de un galón de gasolina en Estados Unidos alcanzó el pasado 11 de junio los 5 dólares, un récord que se produjo cuando el país vive la inflación más elevada en 40 años.

Según la federación de asociaciones automovilísticas AAA, el precio medio de un galón de gasolina en las gasolineras del país se situó ese día en los 5.004 dólares, algo que nunca había ocurrido.

Los analistas de AAA, además, dijeron esperar que el precio de la gasolina siga subiendo durante los meses de verano.

Hace un año, en junio de 2021, el precio medio del galón de gasolina (la medida que usan las gasolineras en Estados Unidos, en lugar del litro) se situaba en 3.07 dólares, prácticamente dos dólares por debajo del actual.

En 20 de los 50 estados de Estados Unidos los precios están por encima de los 5 dólares por galón, especialmente en la costa oeste del país.