Buscan a pareja de boricuas que habrían naufragado cerca de Florida durante el paso del huracán Ian

La hija de una pareja de puertorriqueños reportados como desaparecidos desde la noche del miércoles, 28 de septiembre, mientras se encontraban en un bote en Key West (Cayo Hueso) en Florida, solicitó la ayuda de dueños de embarcaciones para dar con el paradero de sus seres queridos, con quienes no ha tenido comunicación por los pasados cuatro días.

Dayramar Johnston explicó a El Nuevo Día que su madre Betsy Morales Soto, natural de Camuy, y su padrastro, Omar Millet Torres, de Bayamón, se encontraban en su bote en Key West entre la tarde y noche del martes cuando la zona comenzó a recibir vientos con fuerza de tormenta tropical del huracán Ian que, en ese momento, era un ciclón categoría 4, con vientos de hasta 140 millas por hora (mph).

Unidades del Distrito 7 de la Guardia Costera, con base en Miami, realizan una búsqueda por mar y tierra para intentar dar con Morales Soto, Millet Torres y su perro, pero hasta el momento, no han encontrado a la pareja que vivía en el bote desde julio, resaltó Johnston.

“Han pasado cuatro días desde la última vez que tuvimos comunicación con ellos”, contó Johnston. “Ese día (entre la noche del martes, 27 de septiembre y la madrugada del miércoles) hubo dos llamadas. La primera llamada fue como a las 8:45 p.m., cuando mi hermano la llamó y ella le dijo que estaba en un lugar seguro. Pero le estaba mintiendo porque, en ese momento, le dijo que estaba cocinando, pero si tú te quedas en un hotel, tú no cocinas en un hotel. Fue en ese momento que mi hermano se dio cuenta que se quedaron en el bote”, enfatizó Johnston.

“Cerca de la medianoche, mi abuela la llamó y ella, para calmarla, le dijo ‘no te preocupes que no hay mucho viento, no hay casi nada’, pero ya mi hermano sabía que ellos estaban mal y llamó a urgencias para que los pudieran ayudar. No sé cómo lograron comunicarse, pero (Morales Soto y Millet Torres) llamaron a los servicios de emergencia cerca de las 2:00 de la mañana para informar que la conexión con la ancla se había roto, al igual que las sogas que aguantaban el bote, pero que no estaba entrando agua y que no se había roto nada (estructural). El personal de emergencias les dijo que se pusieran los salvavidas y que esperaran a que se fueran los vientos y las oleadas fuertes”, añadió Johnston.

La joven indicó que, tras esa comunicación con los servicios de emergencia, no han tenido contacto con Morales Soto o Millet Torres, y las unidades de búsqueda y rescate de la Guardia Costera no han dado con el bote.

“En los primeros dos días, la Guardia Costera nos indicó que guardaban optimismo de poder encontrarlos porque vivían en el bote, donde tenían comida y agua, y si siguieron las instrucciones, la probabilidad de que estuviesen con vida eran buenas. Pero hace una hora llamaron para indicar que seguían la búsqueda por aire y mar y que no los han encontrado. Al yo confirmar que mi madre no sabe nadar, me indicaron que las probabilidades de que estuviese viva eran de cero por ciento, y que las probabilidades de mi padrastro estar vivo son de un 50 por ciento porque sí sabe nadar”, sostuvo Johnston.

La hija de Morales Soto también recibió una noticia inesperada: la Guardia Costera le indicó que planificaban suspender la búsqueda mañana, domingo, una vez caiga el sol. Sin embargo, Johnston resaltó que, de ser necesario, contratará una empresa privada que continúe con la búsqueda si la Guardia Costera suspende las labores.

“Yo no puedo estar que me digan que mi mamá o mi padrastro están muertos cuando no han encontrado ni el bote ni los cuerpos. Si mañana retiran la búsqueda y no la quieren alargar, estoy dispuesta a contratar una agencia privada para que los busque, pues no puedo retirar una búsqueda cuando no hay bote ni cuerpos”, recalcó Johnston.

La joven también solicitó la ayuda de dueños de embarcaciones en la zona de Key West para ayudar en los esfuerzos de búsqueda.

“Me gustaría llevar el mensaje de que si hay personas con botes, si hay un canal por el que puedan hablar, enviarles mensajes o algún tipo de señal para dejarles saber que los estamos buscando, que el rescate está en camino y que no hemos parado. No queremos que el público salga mar abierto, sino que nos ayuden a transmitir ese mensaje”, recalcó Johnston.

Más temprano en el día, la Oficina de Asuntos Públicos del Distrito 7 de la Guardia Costera indicó a El Nuevo Día que continuaban buscando a Morales Soto y a Millet Torres, aunque no especificó las zonas en las que se llevan a cabo las labores de búsqueda.

“La búsqueda continúa. Hay un avión que continúa buscando a las personas. Estas búsquedas siempre son complicadas porque el mar es muy vasto, es un área muy grande, pero se usan modelos matemáticos de computadora que indican la corriente y la marea para asistir en la búsqueda”, resaltó la Guardia Costera.

La rama de seguridad marítima de las Fuerzas Armadas de los Estados Unidos sostuvo que, además de las embarcaciones de la Guardia Costera, también asisten en la búsqueda helicópteros MH-65 y MH-60, al igual que aviones HC-144 y HC-130.

“(La Guardia Costera) Tienen embarcaciones en el área, pero tienen el avión haciendo la búsqueda. Si el avión ve algo, les indica a los botes. En ciertos momentos se usan simultáneamente y en otros momentos se usan otros, dependiendo de qué disponibilidad tienen porque hay otras misiones. Pero se han empleado todos estos activos para buscar a estas personas”, añadió la Guardia Costera.

La OFicina de Asuntos Públicos añadió que “para el huracán Ian se movieron activos de otros lugares para ayudar con labores de búsqueda y rescate. En total, contando buques, barcos, aviones y helicópteros, se movilizaron más de 50 activos y se reposicionaron y organizaron para cumplir con las misiones”.

Si usted tiene información que ayude a las autoridades a dar con Morales Soto y Millet Torres, puede comunicarse al 1-305-292-8727, o si se encuentra en el mar, puede enviar información mediante el canal VHF 16.