Canciller mexicana reitera su apuesta por la cooperación en temas migratorios durante visita a Washington

La primera visita oficial de Alicia Bárcena, secretaria de Relaciones Exteriores de México a la capital de EEUU, mantiene como eje central la migración y las oportunidades de cooperación entre ambos países, temas que discutió con altos funcionarios estadounidenses el jueves.

Bárcena comenzó sus reuniones con el secretario del Departamento de Seguridad Nacional (DHS), Alejandro Mayorkas, a quien le habría insistido que “es esencial la remoción de las boyas instaladas en territorio mexicano en el Río Bravo”.

Así lo confirmó la canciller a través de sus redes sociales, asegurando que “confirmó” la “disposición de México” de “abrir más vías de movilidad regular, ordenada y segura”.

El gobierno mexicano ha reiterado su posición en contra de la instalación de las boyas, asegurando que violan su soberanía.

En un evento organizado por el Atlantic Council, un centro de pensamiento en Washington, Bárcena resaltó que EEUU y México han tenido “logros” en el frente migratorio “sin precedente”. Entre ellos, la apertura de vías legales de migración para que unas 350.000 personas encuentren opciones de movilidad laboral.

Sin embargo, Bárcena resaltó que ambos países podrían “hablar más” sobre qué “hacer con las personas que se quedaron estancadas en México luego del levantamiento del Título 42”.

En junio, el primer mes completo desde el fin de la medida migratoria, EEUU reportó que el número de cruces irregulares en la frontera alcanzó el más bajo en dos años, con un total de 99.545.

La canciller también hizo un llamado a “entender las diferencias” entre las personas que buscan trabajo, comercio o inversión a través de la frontera, de la migración irregular.

“Nos estamos organizando bastante en términos de la frontera y por eso creo que la conversación con el DHS es tan importante», agregó. «Hemos estado discutiendo hoy y ayer cuál es la mejor manera de mejorar nuestra infraestructura en la frontera, la inversión en la frontera y asegurar que facilitamos el movimiento de bienes, servicios y personas”.

Los retos en la relación, según Bárcena, se enfocan en el tráfico de armas y drogas que afecta la región, así como en la necesidad de encontrar puntos en común en la lucha contra el cambio climático.

A esto incluyó el reto que presenta el fentanilo en los países del norte y cómo evitar su paso a través de las fronteras.

Bárcena también mantuvo un encuentro con Jake Sullivan, asesor de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, con quien “repasó los avances” en “prioridades compartidas” como la migración legal, el control del tráfico de armas y drogas, y las oportunidades económicas.

Venezuela, en la agenda

La Casa Blanca informó en comunicación escrita que ambas partes también habían discutido «la situación en Venezuela», mientras Sullivan «reafirmó la voluntad de EEUU de aliviar las sanciones en respuesta a pasos concretos hacia elecciones libres y justas».

«Los dos también discutieron nuestra agenda para promover la prosperidad inclusiva en América del Norte y difundir este dinamismo económico en todo el continente americano a través de la Asociación de las Américas para la Prosperidad Económica», agregó la Administración Biden.

Más tarde el jueves, Bárcena se encontrará con el secretario de Estado de EEUU, Antony Blinken.

En diciembre pasado, EEUU y México conmemoraron los 200 años de su relación bilateral, tiempo en el cual, según la canciller, se han enfocado en temas económicos, sociales, políticos y culturales para “afianzar” su relación.

Este semestre, el comercio entre ambos países alcanzo los 400.000 millones de dólares. “Estados Unidos es uno de nuestros principales inversionistas en México, y creo que tenemos una estructura productiva que se ha integrado mucho”, apuntó Bárcena.

De permanecer en la posición durante el tiempo restante de la administración de Andrés Manuel López Obrador, la canciller aseguró que usaría los 13 meses para “consolidar” un “marco económico” de cooperación que incluya a Canadá y EEUU, así como Europa.

“Internamente en América Latina en el Caribe, nos gustaría participar en un proceso de integración más potente con el comercio y la inversión”, dijo Bárcena durante el evento del Atlantic Council.

La primera reunión de Bárcena en Washington ocurrió con organizaciones hispanas y de mexicanos en el área de la capital, en la que aseguró que «abordó la lucha por los derechos de los migrantes”.

¡Conéctate con la Voz de América! Suscríbete a nuestros canales de YouTube y WhatsApp. También activa las notificaciones, o bien, síguenos en las redes sociales: Facebook, Twitter e Instagram.

Entradas relacionadas