Trata de personas, secuestro y violación: detuvieron al gurú y a 40 miembros de una secta internacional de yoga

Un total de 41 personas fueron detenidas el martes en Francia durante un operativo contra una secta internacional vinculada a la práctica del yoga acusada de «numerosos abusos» bajo la dirección del gurú Gregorian Bivolaru. Tanto los miembros como el líder fueron encarcelados bajo la sospecha de secuestro, violación y tráfico de personas, entre otros delitos.

El Movimiento para la Integración Espiritual en el Absoluto (MISA) tiene varias escuelas de yoga y otras filiales a lo largo de unos 30 países, detalló a la agencia AFP una fuente cercana al caso, que cifró el número de adeptos en «varios cientos de personas». Los investigadores atribuyen indiciariamente a Bivolaru, de 71 años, delitos de trata de personas, secuestro, violación y manipulación, según fuentes oficiales citadas por el diario Libération y la emisora RFI.

El destino de los discípulos de Charles Manson, el gurú psicópata y asesino serial más famoso del siglo XX

El operativo que permitió las detenciones movilizó a 175 policías en el departamento de Niza distante a casi 700 kilómetros al sureste de París y permitió la liberación de 26 mujeres, la mayoría estaban retenidas contra su voluntad, «en condiciones deplorables» tanto en términos de espacio como de higiene, afirmó la fuente. Además del gurú, fueron detenidos otros miembros clave del grupo.

Bilovaru, de nacionalidad rumana y sueca, estuvo durante los últimos años en la mira de las autoridades judiciales en Rumania, Suecia y Francia, afirmó la fuente. El hombre fue detenido en su vivienda, después de que varias de sus víctimas hayan asegurado, por ejemplo, que bajo la fachada de realizar ejercicios de yoga había promovido prácticas de iniciación sexual.

Gregorian Bivolaru 20231129
Gregorian Bivolaru había sido detenido en Rumania por de menores.

El gurú está siendo procesado por trata de personas, secuestro, pertenencia a una banda organizada, abuso de autoridad por parte de una banda organizada por miembros de una secta y violación. Se enfrenta a una pena de hasta 30 años de prisión.

Sobre Bivolaru, que ya había sido condenado en Rumanía por abuso de menores, pesaba una orden de arresto de Interpol por trata de mujeres. En julio de este año la Fiscalía de París abrió una investigación formal en Francia por abuso de persona vulnerable, secuestro en banda organizada, violación y trata de seres humanos, a partir de una serie de denuncias que comenzaron doce meses antes. A finales de 2022, el organismo gubernamental de lucha contra las derivas sectarias en Francia, Milviludes, elevó el caso a la fiscalía tras el señalamiento de 12 casos de exmiembros por parte de Liga de Derechos Humanos, indicó una fuente judicial.

Cómo operaba la escuela de yoga «más grande de Rumania y de Europa»

MISA dirige varias escuelas de yoga y operaciones relacionadas. En su sitio web oficial, yogaesoteric, el grupo se describe a sí mismo como «la escuela de yoga más grande de Rumanía y de Europa» y a Bivolaru como su «mentor espiritual». Una fuente judicial francesa afirmó que la secta tenía «varios centenares» de miembros, pero no se disponía de una cifra precisa.

Su éxito «proviene de un enfoque tradicional riguroso del sistema de yoga, de un gran número de aspectos teóricos y prácticos estudiados y de la integración coherente de los valores y prácticas del yoga en el entorno cultural occidental». Su sección de tantra yoga incluye, por su parte, consejos sobre «técnicas de control de la energía amorosa», «posturas eróticas» y «el camino hacia el éxtasis». El sitio también contiene además una página dedicada a las «civilizaciones extraterrestres».

La investigación fue iniciada por la Liga de Derechos Humanos de Francia, una ONG de derechos humanos, que se puso en contacto con la fiscalía después de recibir declaraciones de 12 exmiembros de MISA, informó una fuente judicial. Varias mujeres, de diferentes nacionalidades, dijeron haber sido víctimas de la organización MISA y de su líder, afirmó la fuente.

Una secta, un falso Mesías y «graves errores» de la Justicia: a 30 años de la terrible Masacre de Waco

MISA, que pasó a ser conocida como Atman tras su expansión más allá de Rumania, enseñaba yoga tántrico con el objetivo de «condicionar a las víctimas a aceptar relaciones sexuales mediante técnicas de manipulación mental que buscaban eliminar cualquier noción de consentimiento», dijo la fuente. En ese sentido, se animaba a las mujeres a aceptar relaciones sexuales con el líder del grupo y «a aceptar participar en prácticas pornográficas remuneradas en Francia y en el extranjero», afirmó la fuente.

La escuela fue expulsada de la Federación Internacional de Yoga y de la Alianza Europea de Yoga en 2008 porque sus prácticas comerciales fueron consideradas «ilícitas», indicó la fuente. Testigos revelaron al diario francés Libération que Bivolaru llevó seguidoras a su casa para una «iniciación sexual» en el yoga tántrico.

Apocalipsis, pedofilia y un harén: quién fue David Koresh, el pastor que provocó la Masacre de Waco

La fuente judicial explicó a la AFP que los llamados talleres de yoga eran pagados por las mujeres a través de chats sexuales y por los hombres con trabajos manuales. Los talleres estaban «claramente dedicados exclusivamente a la satisfacción de los deseos del principal sospechoso», manifestó. Es «una locura», añadió una fuente cercana al caso, porque se trata de «un grupo que recuerda a la mafia y al proxenetismo disfrazado de filosofía».

El movimiento también tuvo controversias en el pasado. Por ejemplo, en Italia, el culto fue acusado de esclavitud sexual en 2012; mientras que en India y Argentina el grupo se vio envuelto en escándalos de «porno-yoga» en 2011. En la Argentina se acusó a Atman de utilizar a sus discípulos como actores pornos en películas amateurs y como modelos para aparecer en distintas publicaciones, con el objetivo de recaudar fondos.

Los cursos introductorios y el campamento de verano

Según una investigación de RFI, el curso introductorio era impartido por la escuela india Mahasiddha, una de las decenas de asociaciones afiliadas a la federación Atman. Ese encuentro consistía en que medio centenar de jóvenes vestidos con ropa informal avanzaran con los ojos cerrados, uno tras otro, en un pasillo formado por sus propios compañeros, siendo que todos se dejaban acariciar por las manos de los demás practicantes.

«Conecta con tus sentimientos, desconecta tu mente y siente las energías amorosas de los demás”, animaba la maestra Purusha Ananda, vestida con una túnica roja. Se trataba de la sesión introductoria para animar a los jóvenes a seguir un curso de tres días, que comenzaba a la mañana siguiente. «La energía erótica es la fuente de nuestro poder interior. Te enseñaré a cómo controlar esta energía para mejorar el amor y purificar tus emociones para la trascendencia y la comunión con Dios«, explicaba la profesora.

Rishikesh, India 20231129
La escuela india Mahasiddha opera en Rishikesh, una ciudad santa en el norte de la India.

Silke, una de las víctimas, contó a RFI que su acercamiento con la secta comenzó en octubre de 2019 en Rishikesh con el curso de introducción impartido por Mahasiddha. La joven alemana, que entonces tenía 21 años, quedó cautivada por el discurso «no tabú» sobre la sexualidad, potenciado con una fuerte dosis de espiritualidad que mezcla dioses hindúes y ángeles cristianos.

«Vengo de una familia atea y todo esto fue emocionante e intrigante para mí. También era vulnerable porque acababa de salir de la universidad y buscaba un propósito en mi vida», explicó la mujer. Se unió a esta nueva familia, durante tres años en Alemania, luego en Rumania, donde fue invitada al campamento de verano más importante de la federación, organizado por MISA. Las víctimas coincidieron en que el campamento sirve como centro de captación de mujeres jóvenes para Bivolaru.

«Tan pronto como llegas, te toman fotos y vídeos desnuda. Luego te preguntan cuándo quieres conocer a Grieg (apodo que le dan a Gregorian Bivolaru en la federación). Y es imposible decir no a todo eso, porque si lo haces, te echarán del campo», recordó Silke.

Rishikesh, India 20231129
MISA dirige varias escuelas de yoga y operaciones relacionadas.

Según relató, el curso duraba dos semanas y se realizaba en Costinesti (Rumania), a orillas del Mar Negro. Con el trascurso de los días, las lecciones se volvían cada vez más explícitas sexualmente. En ese sentido, las mujeres debían escuchar historias de relaciones sexuales y, al final, se veían obligadas a practicar una orgía entre ellas. «Todo esto se hace para erosionar los límites o la vergüenza al hablar y escuchar sobre sexo», precisó Silke. «También debería ser normal pensar en Grieg como tu amante, para prepararte y aceptar acostarte con él», añadió.

El medio finlandés MOT informó que la masturbación frente a cámaras de vídeo formaba parte del concurso Miss Shakti del campamento. Para ser aceptado en el evento anual, cada participante debía enviar dos fotografías, presentándose en bikini o bañador. Sin embargo, la participación también estaba condicionada a que los resultados de las pruebas de sífilis y VIH fueran negativos.

La organización MISA negó haber hecho fotos de desnudos, y sólo admitió haber pedido imágenes en traje de baño, «para mostrar las transformaciones físicas y la armonía del cuerpo que espera la práctica de Hatha Yoga», informó RFI. Además, la organización describió la celebración de orgías como un «mito».

Secuestros e «iniciaciones sexuales» con el gurú

Stella, una mujer inglesa, contó a RFI que poco después de participar del curso de verano fue llevada a París para encontrarse con Bilovaru en el marco de una «iniciación sexual». La joven se dirigió a una estación de servicio parisina, donde dos hombres rumanos la metieron en una furgoneta y le pusieron unas gafas opacas y un sombrero en la cabeza que le impedían ver hacia dónde se dirigía, siendo que el destino era una casa grande en las afueras de la capital francesa.

«Registran mi bolso y se llevan mi pasaporte, mis tarjetas de crédito y mi teléfono, que envuelven en papel de aluminio», contó Stella, con nerviosismo. «También tengo que firmar numerosos documentos que garantizan que no he sido violada ni objeto de trata», agregó.

La joven estuvo retenida en París durante dos semanas. En ese tiempo, solo le permitieron salir de la casa una sola vez y también le dieron la oportunidad de hablar con sus seres queridos una única vez. Sin embargo, la conversación fue vigilada por los rumanos, desde un teléfono que ellos le prestaron. Además, le habían prohibido revelar dónde estaba y con quién.

Gregorian Bivolaru 20231129

Finalmente, Stella fue llamada por Bivolaru. «Cuando lo veo, inmediatamente me digo que es frágil y viejo, y que no quiero acostarme con este hombre. Y al mismo tiempo, escucho esta voz de adoctrinamiento en mi cabeza, diciéndome que soy superficial, que tengo que verlo como el ser divino que es y que esta es una gran oportunidad para mí«, recordó.

«Durante la penetración, mantuve los ojos cerrados y me dije a mí misma que estaba meditando«, relató. Asimismo, reveló que, durante el encuentro sexual, «lo más importante para él es beber la orina»: «Entonces me hizo beber su orina y él bebió la mía. Y luego se acostó y se quedó dormido».

Las relaciones del gurú con menores de edad

Silke también conoció a Bivolaru en el apartamento parisino. Según contó, lo más impactante para ella fue ver a una menor de edad en el lugar. «Era una chica húngara de 16 años y vino con su madre, que había vivido en la escuela durante décadas», afirmó. «Gregorian Bivolaru le gritó porque la chica no quería chuparle lo suficiente. Fue entonces cuando me dije a mí misma que esto realmente no era normal», añadió.

Según informó el medio británico The Sun, una de las víctimas, Agnès Arabela Marques, mantuvo una relación con el gurú cuando tenía 15 años. «Bivolaru afirmó que, si tenía relaciones sexuales con él como maestro de yoga, podría alcanzar niveles superiores de espiritualidad tántrica», contó la mujer.

También reveló que Bivolaru creía en un mito indio que decía que podía alcanzar un alto nivel de espiritualidad si dormía con 1.000 vírgenes. «En su apartamento, constantemente había chicas que estaban allí para tener sexo con él», recordó la joven.

Explotación monetaria a los seguidores y un grupo «controlador»

Seppo Isotalo, un activista finlandés de derechos humanos, intentó ayudar a MISA en su juicio durante casi dos años. En diálogo con MOT habló sobre su «peculiar» encuentro secreto con el gurú en 2007. «Fue una ocasión de lo más peculiar; primero tuvimos que sentarnos y esperarlo durante varias horas. Y cuando apareció, la gente en la sala saltó a besarle los pies. Yo no lo hice», contó. Además, afirmó que el gurú explotaba a sus seguidores por dinero, enviando mujeres a Japón a bailar en clubes de striptease.

Los miembros más devotos de la secta vivían en ashrams (una especie de monasterio indio) o comunidades espirituales. Una de ellas tenía su sede en una granja propiedad del practicante de yoga danés Kim Schmock. En diálogo con MOT, el hombre sostuvo que no se dio cuenta de inmediato de que algo andaba mal.

Investigan si la maestra denunciada por abuso y grooming ya había sido apartada en otra escuela

Sin embargo, una vez que se involucró, el grupo gradualmente se volvió más y más controlador. «Todas las expectativas que tienen: ‘Tienes que hacer esto, tienes que hacer aquello’, y de repente no tienes tiempo para tus amigos, no tienes tiempo para tu familia. Serán tu familia y, de hecho, cuando te das cuenta de esto, a menudo ya es demasiado tarde», afirmó.

En ese sentido, indicó que tuvo que abandonar su casa y mudarse en un remolque cerca de la granja porque los miembros de MISA se negaron a desalojar su propiedad. Sin embargo, tuvo que seguir pagando la hipoteca de la finca, lo que le generó numerosas pérdidas de dinero.

MB / ED

Entradas relacionadas