Israel y Hamas interrumpen los contactos para alcanzar una tregua

Israel y Hamas cerraron la puerta ayer a toda posibilidad de volver a acordar una tregua en Gaza que permita intercambiar rehenes israelíes por prisioneros palestinos. El número dos de Hamas, Saleh al Aruri, dijo ayer que no habrá más intercambios de prisioneros con Israel hasta que termine la guerra en Gaza y todos los cautivos gazatíes sean liberados y el premier israelí, Benyamin Netanhayu, ordenó a sus negociadores retirarse de Doha, donde Qatar llevaba adelante una mediación, respaldada por Egipto y Estados Unidos, que había permitido alcanzar el 24 de noviembre un cese del fuego que se extendió por siete días. 

“Ahora no hay negociaciones sobre la tregua. No habrá intercambio de prisioneros hasta que cese la agresión y haya un alto el fuego integral y definitivo”, dijo Al Aruri. Por su parte, el gobierno israelí anunció que Israel anunció además que se había retirado de las tratativas. “Debido al bloqueo de las negociaciones y por instrucción del primer ministro Benjamin Netanyahu, el jefe del Mossad [servicios secretos], David Barnea, ordenó a su equipo en Doha que regresara a Israel”, indicó la oficina del primer ministro israelí. 

Israel siguió machacando ayer la Franja de Gaza con bombardeos que se reanudaron la víspera tras una semana de tregua con Hamas y se retiró de las negociaciones que buscan un nuevo cese del fuego en el territorio palestino, alegando que se hallaban “bloqueadas”.

El ejército israelí informó que desde el fin de la tregua atacó “más de cuatrocientos objetivos” en Gaza, cincuenta de ellos en la región de Khan Younis, donde la morgue del principal hospital estaba colapsada.

El Ministerio de Salud del movimiento islamista Hamas, en el poder en Gaza, afirmó que 240  personas murieron y 650 resultaron heridas desde el viernes.

Ayer por la mañana, el ejército israelí envió SMS a los residentes de varias zonas de la Franja, advirtiéndoles que iba a lanzar “un aplastante ataque militar con miras de eliminar la organización terrorista Hamas” e instándolos a marcharse “inmediatamente”.

En Israel, la defensa pasiva, encargada de proteger a la población, informó de más de cuarenta alertas de cohetes ayer en el centro y el sur del país, que no dejaron víctimas.

Las dos partes se acusaron mutuamente de la reanudación de los combates. Israel aseguró que Hamas, una organización considerada terrorista por Estados Unidos, la Unión Europea e Israel, intentó atacarlo con cohetes en plena tregua y que dejó de presentar listas de rehenes que estaba dispuesto a liberar. Además, el jueves, dos terroristas abrieron fuego en Jerusalén contra paseantes y mataron a tres personas.

Hamas, por su parte, aseguró que propuso “un canje de prisioneros y de ancianos” y la entrega de cuerpos de rehenes “que perdieron la vida en los bombardeos” israelíes en Gaza.

La guerra se inició el 7 de octubre cuando milicianos islamistas irrumpieron en el sur de Israel y lanzaron una serie de ataques terroristas, en los que mataron a unas 1.200 personas y secuestraron a otras 240, en su mayoría civiles, muchas de ellas mujeres y niños. 

Israel lanzó de inmediato una campaña de bombardeos de Gaza que ya costó la vida, según Hamas, a más de 15 mil habitantes, igualmente civiles en su gran mayoría, del exiguo territorio palestino.

La semana de tregua permitió canjear a decenas de rehenes en manos de Hamas por presos palestinos en Israel y facilitó el ingreso de ayuda a la Franja de Gaza.

De las 240 personas capturadas y llevadas a Gaza, 137 permanecen en el enclave y 110 –israelíes y extranjeros– fueron liberados, según el gobierno israelí.

Autoridades internacionales y grupos humanitarios condenaron la reanudación de los combates en Gaza. “Lamento profundamente que las operaciones militares se reiniciaran en Gaza”, expresó el secretario general de la ONU, Antonio Gutérres, en la red social X.

El jefe de la diplomacia estadounidense, Antony Blinken, declaró a periodistas en Dubái que su país sigue “intensamente enfocado” en la liberación de rehenes y en retomar “el proceso que funcionó durante siete días” bajo la tregua.

Israel prometió “aniquilar” a Hamas, un objetivo que genera preocupación incluso entre sus aliados, por la exposición a sus ataques de los 2,4 millones de habitantes del enclave de 362 kilómetros. “¿Qué es la destrucción total de Hamas? ¿Alguien cree que es posible? Si es así, la guerra durará diez años”, advirtió el presidente francés, Emmanuel Macron, en Dubái, donde participa en la COP28. “La buena lucha contra el terrorismo no es el bombardeo sistemático y permanente”, agregó.

Otros frentes. El Ministerio de Defensa sirio dio parte de bombardeos israelíes cerca de Damasco.

El Observatorio Sirio para los Derechos Humanos (OSDH) afirmó que cuatro combatientes proiraníes murieron en bombardeos israelíes contra las instalaciones pertenecientes al movimiento libanés Hezbollah, cerca de la capital siria, que ya había informado de la muerte de dos de sus miembros en bombardeos israelíes en el sur del Líbano, donde también murió un civil.

Los Guardianes de la Revolución, el ejército ideológico de Irán, anunció que Israel mató a dos de sus miembros que realizaban una “misión” en Siria. El ejército israelí no hizo comentarios sobre estos ataques.

“Película de terror”. Gutérres advirtió sobre una “catástrofe humanitaria” en Gaza donde, según la ONU; 1,7 millones de personas han sido desplazadas y carecen de alimento, agua y otros bienes por el asedio de Israel al estrecho territorio. La Media Luna Roja palestina anunció ayer que había “recibido camiones con ayuda” a través del paso fronterizo de Rafah con Egipto, los primeros desde que expiró la tregua. 

“El servicio de salud está de rodillas”, afirmó a periodistas en Gaza Rob Holden, de la Organización Mundial de la Salud (OMS). “Es como una película de terror”, agregó. 

La ONG Médicos Sin Fronteras (MSF) anunció que el hospital al Awda, uno de los pocos aún operativos en el norte de Gaza, fue parcialmente alcanzado por un ataque el viernes. Fadel Naim, médico jefe en el hospital Al Ahli de la ciudad de Gaza, declaró que ayer la morgue recibió treinta cadáveres, entre ellos los de siete niños.

Entradas relacionadas