El autor del tiroteo en una sinagoga alemana reconoció que fue un ataque antisemita

Alemania se encuentran en estado de shock después de que se produjera un ataque antisemita en una sinagoga de la ciudad de Halle. El miércoles 9 de octubre un joven de 27 años sin trabajo, aislado y asiduo de internet, quería «cometer una masacre» en el templo y, al no poder ingresar, disparó a sangre fría contra una mujer y un hombre, mientras filmaba todo con una cámara adosada a su casco.

Según informaron los fiscales a cargo del caso, el joven Stephan Balliet admitió la autoría del ataque y confesó que estaba motivado por antisemitismo y extremismo de derecha.

Un vocero de la fiscalía federal en Karlsruhe precisó que el detenido hizo una declaración «muy completa» durante un interrogatorio que duró varias horas. «Dio una extensa confesión. Confirmó que la extrema derecha y motivos antisemitas” fueron los motivadores del ataque, indicó el funcionario.

Advertencia: las imágenes pueden herir su sensibilidad

El ataque del agresor fue difundido en directo durante 35 minutos en la plataforma Twitch, que se usa para transmisiones de video en vivo, sobre todo de videojuegos. Fue visto, en tiempo real, por más de 2 mil personas y compartido en las redes sociales. Antes del atentado, el autor también publicó una especie de manifiesto antisemita en el que expresó su intención de «matar tantos antiblancos como pueda, preferentemente judíos», según el observatorio del terrorismo SITE y el diario Die Welt.

Las víctimas, según los informes, son un hombre y una mujer alemanes que parecían elegidos al azar cuando el asaltante no pudo acceder a la sinagoga. La policía finalmente capturó al agresor después de un tiroteo en el que el atacante resultó herido. Tras la detención, los investigadores hallaron cuatro kilos de explosivo artesanal en su auto.

El ataque fue transmitido en tiempo real por la plataforma Twitch

«Lo que pasó ayer fue terrorismo» afirmó el fiscal antiterrorista, Peter Frank. Por su parte, la canciller alemana, Angela Merkel, y la clase política en su conjunto prometieron la máxima firmeza ante la amenaza del extremismo de ultraderecha. La líder germana prometió «tolerancia cero» frente «al odio». «Los representantes del Estado de derecho deben utilizar todas las vías que éste les brinda para combatir el odio, la violencia», declaró en Núremberg en un discurso ante sindicalistas metalúrgicos.

Alemania se dispone a reforzar «masivamente» sus fuerzas de seguridad, declaró el ministro de Interior, Horst Seehofer.»Tenemos que proteger» a los judíos alemanes, declaró solemnemente el presidente de la nación, Frank-Walter Steinmeier.

Debemos crear un frente unido contra los neonazis y otros grupos extremistas, dijo el presidente del Congreso judío mundial

Algunos políticos consideraron «escandaloso» que la sinagoga atacada no estuviera protegida por la policía el miércoles, cuando los judíos celebraban una de sus fiestas más sagradas, el Yom Kippur, el día del Perdón. «Debemos crear un frente unido contra los neonazis y otros grupos extremistas. El hecho de que ganen espacio 75 años después del Holocausto habla por sí solo», manifestó el presidente del Congreso judío mundial, Ronald Lauder.

El atentado se produce después del asesinato en junio de Walter Luebcke, un político local favorable a los migrantes y miembro del partido de la canciller Angela Merkel, el CDU. El principal sospechoso es un miembro de un grupo neonazi.

AFP/B.D.N./F.F.