Gobierno en disputa desmiente allanamiento a despacho de Guaidó

El gobierno en disputa de Venezuela negó que el allanamiento del martes al edificio donde está la oficina del presidente interino del país Juan Guaidó haya estado dirigida al despacho del líder opositor, pese a que según diputados de oposición fuerzas de seguridad continúan impidiendo el acceso al lugar.

El miércoles, el ministro de Comunicación madurista, Jorge Rodríguez, dijo que la toma policial del edificio se debió a una investigación en curso contra dos empresas privadas acusadas de corrupción.

​Según Rodríguez, la operación del SEBIN (Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional) en el edificio Zurich, estuvo dirigida a las empresas de dos hermanos de apellido Volante Zuloaga, que funcionan en ese lugar.

En su cuenta de Twitter, Rodríguez afirmó que las personas vinculadas al líder opositor “saltaron hacia adelante vociferando una acción contra ellos que nunca ocurrió”.

El ministro del gobierno en disputa hace alusión a las declaraciones de diputados opositores que denunciaron el allanamiento al despacho de Guaidó, mientras el presidente interino se encontraba en Europa, en una gira internacional.

Videos presentados por los diputados que denunciaron la acción de los agentes del SEBIN, muestran a dos funcionarios policiales vestidos de negro y con el rostro cubierto, impidiendo el acceso a la oficina del presidente interino.

La diputada opositora Delsa Solórzano, afirmó el miércoles que las oficinas de Guaidó, quien se desempeña como jefe del Congreso y presidente interino de Venezuela, fueron objeto de un procedimiento que “no goza de las características legales” y dijo a la prensa que luego de más de 12 horas de la operación miembros del SEBIN siguen impidiendo la entrada al despacho.

“Tenemos serias dudas de lo que puedan haber sembrado dentro de la oficina del presidente Guaidó quien sabe con qué oscura intención o para tener justificación para perseguir a alguien”, agregó.

La diputada Solórzano es citada por The Associated Press, que constató que era posible ingresar al edificio Zurich pero que el tercer piso, donde están las oficinas de Guaidó, seguía custodiado por agentes del SEBIN, con los rostros cubiertos con pasamontañas, que no permitían la entrada.