Violencia racial: reclaman la detención de un policía que mató a una mujer embarazada

Las autoridades de Ohio publicaron el video de la muerte de Ta’Kiya Young, una mujer afroamericana baleada por un policía afuera de un comercio al negarse a salir de su auto. La familia de Young, ahora con las pruebas del asesinato, exigió que se arreste al agente que le disparó y se levanten cargos en su contra, tanto por la muerte de la mujer, de 21 años, como de su hijo aún por nacer.

Si bien el hecho ocurrió hace más de una semana, el 24 de agosto, en el municipio de Blendon, un suburbio de la ciudad de Columbus, las imágenes fueron difundidas en las últimas horas. Los seres queridos de Young se manifestaron para pedir justicia y denunciaron un “grave abuso de poder y autoridad”. El policía que abrió fuego se encuentra con licencia con goce de sueldo: un proceso habitual hasta que la Oficina de Investigaciones Penales de Ohio examine la situación.

En el video en cuestión, grabado por la cámara corporal de uno de los agentes, se puede ver a Young en su auto, a la salida de un supermercado, mientras dos policías le exigen repetidas veces que salga de su vehículo. “Sal del ‘puto’ auto”, le gritaban mientras le apuntaban con un arma. Ella preguntó por qué y luego aceleró. En ese momento uno de los uniformados le disparó a través del parabrisas.

Sean Walton, el abogado de la familia de Young, afirma que los disparos carecen de justificación y criticó a la policía por demorar diez días en entregar el video del crimen. “La familia de Ta’Kiya está desconsolada. El video sólo confirmó sus temores de que Ta’Kiya fue asesinada sin justificación. Para ellos fue desgarrador ver que a Ta’Kiya le arrebataran la vida bajo esas circunstancias absurdas”.

La familia de la joven, que tuvo acceso al material poco antes de que se haga público, dio un comunicado a través de su letrado: “Es innegable que la muerte de Ta’Kiya no sólo era evitable, sino que también fue un grave abuso. (Al ver el video) experimentamos una sensación, simplemente, de devastación, por saber que este sistema de poder, estos agentes de policía, pudieron detenerla y quitarle la vida tan rápidamente sin ninguna razón justificable”.

El jefe de policía de Blendon, John Belford, dijo: “Es comprensible que la familia de Young esté muy molesta y afligida. Si bien ninguno de nosotros puede comprender completamente la profundidad de su dolor, todos podemos recordarlos en nuestras oraciones y darles el tiempo y el espacio para enfrentar este desgarrador giro de los acontecimientos”. Belford calificó la situación como “una tragedia”.

Walton afirma que los familiares sintieron “mucha ira y mucha frustración” al ver el video. Además, negó que Young hubiera robado algo de la tienda de la que acababa de salir. Reveló que, junto a su equipo, encontraron un testigo que vio a Young dejar las botellas que tenía en su mano antes de salir del comercio.

“Las botellas se quedaron en la tienda. Así que cuando ella está en su coche negando el hurto, es verdad. Ella no cometió ningún robo, por lo que estos agentes ni siquiera estaban en su derecho de ponerla bajo arresto, y, mucho menos, de quitarle la vida”, concluyó.

Entradas relacionadas