Tiroteo cerca de una sinagoga en Alemania: dos muertos

Dos personas, un hombre y una mujer, fueron asesinadas hoy durante un ataque de al menos un hombre vestido de combate que abrió fuego con una metralleta cerca de una sinagoga en una de las calles más céntricas de la ciudad alemana de Halle, en el este del país, informó la policía, que detuvo al sospechoso. 

Un portavoz de la Policía aseguró a la revista Der Spiegel que una de las víctimas era una mujer, mientras que la otra víctima sería un hombre, asesinado cerca de un restaurante. El Ministerio alemán del Interior dijo que todavía se desconocen los motivos del crimen, mientras que la Policía advirtió contra posibles especulaciones. La Fiscalía se hizo cargo de la investigación.

El ataque coincide con la celebración judía del Yom Kipur, y se produce en medio de un acalorado debate público sobre la seguridad de los judíos en Alemania. Los crímenes y ataques antisemitas se han incrementado últimamente en el país.

Un líder religioso local, Max Privorotzki, dijo a Der Spiegel, que fuerzas de seguridad de la propia sinagoga impidieron que uno o más asaltantes entraran en el templo, donde en ese momento había entre 70 y 80 personas. 

Poco después del anuncio de las muertes y el posterior arresto, una portavoz de la Policía informó que se habían producido disparos en Landsberg, una población a unos 15 kilómetros de Halle, sin añadir más detalles.

A través de sus respectivas cuentas de Twitter, la Policía de ambas localidades exhortó a la población a refugiarse en sus casas.

«El hombre vino hacia el kebab. Llevaba un pasamontañas y un rifle de asalto. Tiró una granada que rebotó contra el marco de la puerta (del restaurante) y explotó frente a otro cliente en el suelo», relató uno de los testigos al canal n-tv.

El testigo, que estaba pidiendo en el restaurante en el momento del ataque, dijo que se escondió en el lavabo, desde donde escribió a su familia que les quería. Únicamente salió del mismo cuando la policía le pidió que lo hiciera.

Otros testigos apuntaron a que el sospechoso tiró una granada en un cementerio judío cercano a la zona.

La estación de trenes de Halle fue cerrada debido a una investigación policial, por lo que Deutsche Bahn informó que todos los trenes en conexión con ella sufrirían retrasos.

El Parlamento europeo guardó un minuto de silencio por las dos víctimas al inicio de su sesión de pleno en Bruselas.