Detuvieron a tres búlgaros con identificaciones de nueve países y los acusan de ser espías rusos

Las autoridades británicas arrestaron a tres personas de nacionalidad búlgara bajo la sospecha de que trabajaban para el servicio de inteligencia ruso, según informaron este martes. En un principio, habían sido cinco los detenidos, aunque luego dos de ellos fueron liberados bajo fianza.

«Las cinco personas fueron arrestadas bajo sospecha de espiar y violar la Ley de Secretos Oficiales«, indicó la Policía Metropolitana. Al respecto, las autoridades precisaron a AFP que tres acusados eran ciudadanos búlgaros.

Reapareció la ballena 007 de Putin: habría sido entrenada por la Armada rusa para el espionaje

La operación se llevó a cabo a principios del año, pero se mantuvo en secreto hasta este martes. La Policía Metropolitana de Londres informó que cuatro personas, dos hombres de 31 y 42 años y dos mujeres de 29 y 32, fueron detenidas en la capital británica el pasado 8 de febrero. El quinto, un hombre de 45 años, fue retenido en una dirección en la costa de Norfolk, en el este de Inglaterra.

Tres de los cinco sospechosos, identificados como Orlin Roussev, de 45 años, Bizer Dzhambazov, de 41, y Katrin Ivanova, de 31, permanecieron en prisión provisional en virtud de la Ley de Secretos Oficiales. Según informó la BBC, el operativo fue realizado por detectives de la unidad antiterrorista de la Policía Metropolitana de Londres, más conocida como Scotland Yard, que tiene responsabilidad policial nacional en materia de espionaje.

Espías rusos
Según los informes, Bizer Dzhambazov (41) y Katrin Ivanova (31) «están en una relación».

Los individuos fueron acusados de «posesión de documentos de identidad falsos con mala intención«, a sabiendas de que no eran papeles legales. Por ejemplo, contaban con pasaportes, cédulas de identidad y otros documentos de Reino Unido, Bulgaria, Francia, Italia, España, Croacia, Eslovenia, Grecia y República Checa.

Los tres acusados comparecieron ante un tribunal en el centro de Londres el 13 de febrero, se lee en un comunicado de la policía. El trío hizo otra comparecencia ante el tribunal el 31 de julio y fueron puestos en prisión preventiva hasta una fecha por fijar. En enero irán a juicio en el Old Bailey, siendo que todavía tienen que declararse culpable de los cargos.

La Embajada de Bulgaria en Londres confirmó a la radiotelevisión pública búlgara BNT que no había sido informada en este caso, algo factible si así lo determinan los propios implicados, que pueden renunciar ‘motu proprio’ a la asistencia consultar.

La vida de los presuntos espías en Reino Unido

Si bien no trascendieron detalles de los detenidos, la BBC confirmó que llevan años viviendo en Reino Unido y que ejercieron diversos trabajos. En el caso de Roussev, el hombre llegó en el año 2009 al suelo británico y mantuvo relaciones comerciales con Rusia.

Según su perfil de LinkedIn, fue dueño de un negocio relacionado con la inteligencia de señales, que implica la interceptación de comunicaciones o señales electrónicas. Sumado a esto, el acusado indicó en esa red que una vez actuó como un asesor para el ministro de Energía búlgaro.

Por su parte, Dzhambazov e Ivanova, que se mudaron a Reino Unido alrededor de hace una década, eran descritos por sus vecinos como una pareja. Lo mismo precisó Martin Brunt, corresponsal policial de Sky News, quien indicó que «según los informes, Dzambazov e Ivanova también están en una relación». En los perfiles de las redes sociales, el hombre se describió a sí mismo como un chofer de hospitales, mientras que la mujer afirmó ser asistente de laboratorio para una empresa de salud privada.

Se conoció la identidad de los supuestos espías rusos que vivieron en Argentina

Además, ambos dirigían una organización comunitaria que proveía servicios a los ciudadanos búlgaros, entre los que se incluían la familiarización con la «cultura y normas de la sociedad británica». En ese sentido, según documentos búlgaros en línea, también trabajaron para la comisión electoral en Londres que facilita la votación en las elecciones búlgaras de los ciudadanos que viven en el extranjero.

Respecto a su relación con la comunidad, antiguos vecinos de la pareja dialogaron con BBC y describieron que les llevaban pasteles y tartas como regalo. Sin embargo, quienes vivían cerca de ellos en la propiedad más reciente en Harrow, detallaron que los detectives pasaron una cantidad significativa de tiempo inspeccionándola, con una presencia policial visible durante más de una semana.

MB / Gi

Entradas relacionadas