Vuelo de Atlanta a Fort Lauderdale cae súbitamente por fallo mecánico

Un flote de pasajeros en un vuelo de Delta que viajaba de Atlanta a Fort Lauderdale experimentó ayer, miércoles, lo que muchos temen al abordar un avión: una súbita caída. 

El avión descendió 30,000 pies y duró unos siete minutos, indicó Drake Castaneda, un representante de la aerolínea al medio estadounidense New York Post. Pese a la inconveniencia, ningún pasajero resultó herido. 

Delta aclaró que la caída surgió por una irregularidad con la presión del avión. Posteriormente, el vuelo se redirigió hacia Tampa, donde aterrizó sin problemas.

Un testigo del suceso, David DeWoskin, captó el momento de desesperación y luego las publicó en su cuenta de Twitter. 

«Dios bendiga al piloto y al personal. Tuve un emergencia a mitad de vuelo de Atlanta hacia Fort Lauderdale. Las máscaras de oxígeno se desplegaron y descendimos rápido y estamos dirigidos hacia Tampa», compartió en un tuit. 

«Le escribí a mi esposa y padre y les dije que los amaba. Le dije a mi mamá que la amaba y abracé a mi hijo«, culminó en la publicación.

Según New York Post, el avión se quedó en el aeropuerto Tampa International, donde mecánicos trabajaron para saber con precisión qué exactamente surgió.